El valor ético.

10 diciembre 2007 at 11:51 am Deja un comentario

Sin duda en numerosas ocasiones nos encontramos ante la vicisitud de elegir si lo que debemos hacer profesionalmente nos beneficia o nos perjudica emocionalmente. Si esas decisiones que sabemos que nos harán crecer en la carrera profesional, nos pasan factura en nuestra personalidad.
Una apuesta por el valor ético del trabajador y por extensión de la empresa llevaría a que al alinear a los trabajadores en sus dos vertientes, sin duda generaría una mayor efectivividad y eficacia sin renunciar a los valores éticos. El empleado estaría feliz porque cree en lo que hace. No tendría dudas. Es por ello que hay que tener en cuenta los siguientes valores.

1. Honestidad – Aprender a conocer sus debilidades y limitaciones y dedicarse a tratar de superarlas, solicitando el consejo de sus compañeros de mayor experiencia.

2. Integridad – Defender sus creencias y valores, rechazando la hipocresía y la inescrupulosidad y no adoptar ni defender la filosofía de que el fin justifica los medios, echando a un lado sus principios.

3. Compromiso – Mantener sus promesas y cumplir con sus obligaciones y no justificar un incumplimiento o rehuir una responsabilidad.

4. Lealtad – Actuar honesta y sinceramente al ofrecer su apoyo, especialmente en la adversidad y rechazar las influencias indebidas y conflictos de interés.

5. Ecuanimidad – Ser imparcial, justo y ofrecer trato igual a los demás. Mantener su mente abierta, aceptar cambios y admitir sus errores cuando entiende que se ha equivocado.

6. Dedicación – Estar dispuesto a entregarse sin condición al cumplimiento del deber para con los demás con atención, cortesía y servicio.

7. Respeto – Demostrar respeto a la dignidad humana, la intimidad y el derecho a la libre determinación.

8. Responsabilidad ciudadana – Respetar, obedecer las leyes y tener conciencia social.

9. Excelencia – Ser diligentes, emprendedores y estar bien preparado para ejercer su labor con responsabilidad y eficacia.

10. Ejemplo – Ser modelo de honestidad y moral ética al asumir responsabilidades y al defender la verdad ante todo.

11. Conducta intachable – La confianza de otros descansan en el ejemplo de conducta moral y ética irreprochable.

Creo sinceramente que si todos fuésemos capaces de exigirnos a nosotros y a nuestros empleados el respeto y cumplimiento de estas directrices, el valor ético sería realmente un valor y no una carga. Desarrolla tus capacidades profesionales, pero respeta tus valores.

http://www.rubenturienzo.com

Anuncios

Entry filed under: Otras cosas simples.

La motivación de Sunday Drivers Pesimismo Avanzado: La respuesta a la ley de Murphy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

diciembre 2007
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: