¡Tierra trágame!

18 enero 2008 at 1:41 pm Deja un comentario

¿En alguna ocasión han tenido que hablar en público? ¿Dar un discurso, una conferencia, presentar un proyecto, brindar por los novios?
Conozco a muchas personas que la sola mención de tener que hablar en público ya les provoca cierto estado de pánico. En cierta medida, es comprensible.

Aún recuerdo mi primera clase, pero sobre todo, los días previos; la preparación, los nervios,.. Al final, no fue para tanto y en ello sigo.

Pero, en términos generales, ¿Por qué nos da miedo hablar en público?
Por lo desconocido.

Nos da miedo todo aquello que no conocemos. Pero cuando empezamos a conocer el proceso y el método para hablar y exponer, nuestros miedos empiezan a desvanecerse. La preparación será nuestro mejor aliado (Una buena improvisación requiere de muchas horas de preparación).
Conocer a nuestra audiencia, quiénes nos escucharán, cuál es su nivel de conocimientos.
Dónde realizaremos la presentación.
Qué medios utilizaremos.
Cuáles son las principales ideas que deseamos transmitir.
De cuanto tiempo disponemos.
Casos, ejemplos, anécdotas..
Mientras mejor preparados estemos más se reducen las posibilidades de error.
El público, como norma, no es nuestro enemigo. Es nuestro aliado.
Evite cualquier tipo de pensamiento negativo y céntrese en su presentación. En 15 años, aún no he tropezado en clase, ni me he caído, desmayado, ni nada de lo que inicialmente podríamos pensar como cosas negativas. Efectivamente, he tenido que improvisar, resolver problemas técnicos (proyectores..), públicos difíciles, pero nada que una buena preparación previa no pueda resolver.
Cuide su dicción, volumen y pronunciación y procure que su audiencia le entienda. A veces no se trata de que todo esté bien organizado y el discurso sea muy bonito; ello no sirve para nada si al final no le entienden.
En alguna que otra ocasión, estando yo como oyente, el orador ha conseguido ponerme nervioso. ¿Cómo? Pues simplemente, el orador estaba tan nervioso que lo transmitía a su audiencia. De la misma manera, un orador que transmite tranquilidad contagia tranquilidad.
Denemos documentarnos todo lo que podamos, aprender y leer sobre técnicas para hablar en público. Después, pongámolas en práctica.

No todas las personas tienen la oportunidad de dirigirse a un público. Aprovéchela.

Anuncios

Entry filed under: Otras cosas simples.

Comerse un Elefante SELECCIÓN BY DE FACE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

enero 2008
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: