Un poco de perspectiva

26 marzo 2008 at 6:55 pm Deja un comentario

Qué refrescante es dedicarse durante unos días a cosas que no tienen nada que ver absolutamente con nuestro quehacer habitual.

Viajar hasta un nuevo país, conocer a gente nueva en una playa paradisíaca, ir a disfrutar de otros paisajes y culturas en un jeep, bucear con escafandra o bailar hasta la madrugada con un grupo de personas con un objetivo común, pasar unos días felices, simplemente son un estupendo antioxidante cerebral.

A quien me conocéis no os extrañará saber que también hablé de la gestión política con los cortadores de caña, del desarrollo de los directivos tanto en las zonas turísticas como en las agrarias, incluso que hice una sesión exploratoria de coaching y conocí al propietario de una gran escuela formativa española con el que espero proximamente colaborar. No se puede desconectar al 100%, o al menos yo no.

Sin embargo, esos pequeños momentos eran como el ralentí de un buen motor de inyección. Pequeñas dosis de energía que mi cerebro necesitaba para no perder el ritmo.

La mayor parte del tiempo me dediqué a contemplar las posibilidades, a visualizar lo que había aprendido y a intentar aplicar esas experiencias en mi vida y sobre todo, a disfrutar de pequeños placeres dificilmente explicables, como estar a kilómetros de la costa sobre un banco de arena, con el agua por los tobillos y ver como a un lado la bravura del atlántico golpeaba con su incansable oleaje y al otro lado, en apenas doscientos metros, el caribe aguardaba calmado y reflexivo.

Esa visión del mundo es la que me he alimentado este viaje, ambas formas de entender la vida habían generado un paraje increíble. La fusión de la rapidez y la energía junto con la paciencia y el reposo eran capaces de fascinar a propios y extraños. Sé que en ocasiones soy muy “atlántico” y aunque intento compensar esa balanza con personas como Antonio Moya, Markus Mark o Diana Rodriguez y su esencia “caribe” de sosiego y paz, espero que gracias a este viaje en mi cerebro ya tenga un clip visual al que aferrarme y un conjunto de sensaciones que recordar cuando intente estar de nuevo en ese banco de arena.

Viajar es sano, es gratificante y te depara miles de enseñanzas. Sólo debes querer aprender de ellas y desear aplicarlas en tu vida.

¡Feliz regreso de Semana Santa, esto vuelve a funcionar!

http://www.rubenturienzo.com

Anuncios

Entry filed under: Otras cosas simples.

La bola extra Regateando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

marzo 2008
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: