Archive for 21 octubre 2008

Y decirte que lo siento

Hace unos meses, publiqué un post que resultó ser todo una herramienta positiva y hoy, tras el fin de semana pasado en el que se sucedieron algunas experiencias complicadas, quiero volver a refrescar esta entrada. Y además, ampliar un poco más su visión.

Soy una persona tremendamente agradecida. Siempre lo he sido. La gente que en algún momento me hace sentirme bien o que me ayuda, aunque sea en lo más minimo, siempre recibe mis agradecimientos. Sin embargo, me doy cuenta de que la mayoría no está acostumbrada a recibirlos.

Una sonrisa, una mirada afectuosa y un gracias, recompensa por un trabajo o un esfuerzo merecido. Es baluarte de nuestra buena disposición y muestra muestra de que pueden contar con nosotros.

Es un ejercicio de credibilidad y de confianza. Agradece cada instante que te ofrecen, cada momento que te regalan y crearás un clima de satisfacción único.

Algo más complicado es el “te quiero”. Prejuzgado por interpretarse como una expresión y declaración de amor, el conjunto de ambas palabras ha caído para muchos en lo más hondo de su vocabulario.

Sin embargo, ¿Cuánto hace que no le dices a tu padre o madre “te quiero”? No me refiero al tipico “besos” o gesto de cariño. Me refiero a pararse delante de ellos, mirarles a los ojos y decirles un simple y profundo “te quiero”.

¿Y a tus amigos? ¿O gente que te rodea? Decir te quiero es una manera de mostrar que sentimos un afecto especial por esa persona.
Es mostrarnos vulnerables y es por supuesto, un ejercicio de exposición y de compromiso con nuestro interior.

Ahora te propongo una cosa, un ejercicio de coraje y valentía. Coge tu lista de contactos, valen los del móvil, los de outlook o simplemente tu listado de amigos y divídelos en tres grupos.

El primer grupo serán aquellas personas a las que les debes decir “Gracias” pero no hace falta explicar o justificar, ese agradecimiento debe ir limpio, sin impurezas en el mensaje.

El segundo grupo son aquellas personas a las que le dirás “te quiero”, evidentemente siguiendo las instrucciones del anterior grupo. Para evitar malos entendidos, puedes incluir la frase “eres una persona muy especial para mí”.

Ahora mira el tercer grupo y piensa… ¿estás seguro que no debería estar en ninguno de los anteriores? Si estas seguro… ¿Qué aportan a tu vida?

Después de mucho tiempo pensándolo y analizándolo, no me gustaría tener a mi lado a nadie a quien no pueda incluir en ninguno de los grupos anteriores, pero esto evidentemente, es mi humilde opinión.

Ese fue el post que tanta energía positiva generó, y hoy vamos a dar un paso más en nuestra línea de herramientas. Hoy vamos a pedir disculpas. Pero disculpas de corazón, ten en cuenta que nadie te obliga a hacerlo.

1º Elige a una persona con la que tengas una espinita clavada. No significa que no te lleves bien o incluso que no creas que el problema ya pasó. Simplemente comprende el poder de la liberación y el de la empatía al decir “lo siento”.

2º Explica de forma simple y sin justificaciones. No queremos generar un nuevo conflicto.

3º Mira a los ojos a la persona, muéstrate calmado o calmada y si tienes oportunidad coge su mano.

4º Termina, si es posible, con un abrazo.

Y como sabéis que a mi me gusta exponerme el primero, aquí va mi disculpa.

“Siento no ser lo suficientemente profesional como para no separar algunos post de mi estado emocional”

Un abrazo enorme a todos y todas.

21 octubre 2008 at 10:01 pm 10 comentarios

¿Qué es un meme? (post extra)

Mi amigo José Luis del Campo Villares ha organizado un meme que me han reenviado y lo voy a contestar.

Los memes son ideas originales, útiles o divertidas, cuyo atractivo hace que la gente las adopte y comparta con otros. Un meme puede ser desde un broma hasta un negocio, pasando por una aplicación útil, un proyecto comunitario, una leyenda urbana, un concurso o un juego.

Lo cierto es que hay todo un mundo tras el palabro y uno de los mejores con los que me he topado es sin duda el mejor chiste de rubias de la historia , que te recomiendo que no te lo pierdas pues el desenlace es de lo más divertido.

Volviendo al asunto, MIS CINCO PERTENENCIAS SIN VALOR QUE MÁS VALORO:

-Una camiseta con la que me caí escalando hace 12 años
-Un álbum de fotos que algún día terminaré
-El libro “Tiburón”, uno de los primeros libros que yo escogí leer.
-Una pilapia y un delfipez de un estupendo viaje
-Una tarjeta firmada de cuando cumplí 18 años.

Sólo hay dos reglas (y una me la voy a saltar) en el meme de Juan Palomo: enlazar con un sistema de publicidad (bastante buena campaña) y pasarlo a seis (cinco tiene mala rima) personas que bloguean.

Eva (y su libertad)
Juan (y sus referencias)
Andrés (y su marca)
Diana (y sus dibujos)
Yoriento (y sus recursos)
Borja (y su optimismo)

21 octubre 2008 at 2:04 pm 6 comentarios

Trabajando en la sombra

Como cada Martes, hoy me disponía a escribir mi entrada de “las enseñanzas del día a día” y debe ser que esta semana ha sido muy intensa porque no sabía por donde empezar. Podría haber hablado de la generosidad y así enganchar con el tema de ayer, podría hablar de la gente que confunde esa generosidad con interés propio y lapida una relación sana. Podría hablar de la desconfianza, de la confusión habitual entre sinceridad y falta de tacto… de cuando te sientes traicionado.

Pero también es cierto que podría hablar de las buenas compañías, la gente amable y cercana, de los refuerzos positivos, del cariño, de la lógica…

Y es que es relativamente comprensible que cuando la gente ve algo que no comprende, siempre tienda a vomitar sobre ti todas sus incertidumbres e inseguridades. Es el coste de trabajar en la sombra.

Las personas que como yo, parte de su trabajo lo dedican a desarrollar escenarios o personas mediante estrategia y planificación corren el riesgo de caer en la sospecha de que estamos todo el día haciendo lo mismo. ¿Te imaginas un electricista que vaya por la calle arreglando las bombillas? ¿Un matemático que vaya contando sus pasos mientras sale a bailar con sus amigos? ¿Un carnicero…? Bueno, eso je je.

Suelo ser transparente, pero a veces te encuentras con personas que dicha transparencia no la soportan y comienzan a rellenar con su información. Ya no ayudas porque crees en la persona, si no porque te interesa, ya no propones ideas por que confías en compartir si no por que crees que tú solo no puedes… en fin, una lástima de pensamiento.

Yo quiero creer en otro tipo de personas, personas como Diana o Antonio, como Joaquin o Zelenia o como Alex, Iván y Borja. Personas como Bea, Inma, Natalia, Juan, Alejandro, Carlos, Aida, Javier, Fran, Fernando… ya sabéis chicos que sois geniales. Esta curiosa raza de personas se apoyan entre ellos y sí, lo hacen sin esperar nada a cambio.

Ayer una amiga me dijo: es el coste de trabajar en la sombra.

Pues estoy muy orgulloso de mi trabajo, yo quiero convertir a decenas de personas en grandes lideres sociales, porque esa es mi función, porque ese es mi trabajo y porque soy feliz haciéndolo. Y quien crea que en las sombras no se puede ejercer de manera positiva, eficaz y generosa, simplemente le pongo una pincelada para abrir su desenfocada mirada.

Gracias a todas las personas que aportan felicidad y positividad cada día en mi vida.

21 octubre 2008 at 8:59 am 6 comentarios


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

octubre 2008
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Mi blog en Technorati