Amelie

10 noviembre 2008 at 12:01 am Deja un comentario

Lo que cuenta

Una chica diferente a todo lo corriente, de nombre Amelie, dedica todo su tiempo a cambiar la vida de los que la rodean, sin que ellos se percaten. Los traumáticos sucesos de su vida como ver la muerte de su madre en Notre Dame, la adoración de su padre por un gnomo que decoraba el jardín de su casa, o la escapada de su pececillo por las alcantarillas de la ciudad, animan a Amelie a disfrutar de los pequeños placeres de la vida y a ver el lado positivo de los acontecimientos. Sin embargo, en lo que se hace una auténtica experta es en hacer un poco más feliz a las personas que tiene cerca.

Entre ellas está su portera, que pasa los días bebiendo vino de Oporto; Georgette, una estanquera hipocondríaca: o el hombre de cristal, un vecino que sólo ve el mundo a través de la reproducción de un cuadro de Renoir.

Lo que te cuento

La figura del coach en el cine ha sido históricamente representada por un hombre mayor, con gran experiencia o sabiduría que hacía las veces de mentor. Amelie significó una revolución al respecto porque en ella una joven introvertida y enigmática ejemplifica, sin lugar a dudas, una de las mejores virtudes del coaching: la escucha activa. Amelie centra su vida en ayudar a los demás y, para eso, es de obligado cumplimiento saber escuchar con los cinco sentidos. No hay que oír y preparar nuestra respuesta o pregunta siguiente para parecer más inteligentes, simplemente hay que escuchar lo que el otro nos quiere decir. Con sus palabras, con sus gestos, con su mirada… Fijémonos en la capacidad de conseguir la felicidad de la gente que le rodea. Observa que lo consigue en todos los casos. ¿Cuál es el secreto? Sabía perfectamente lo que tenía que hacer. Les había escuchado. La escucha activa significa escuchar y entender la comunicación desde el punto de vista del que habla. La escucha efectiva tiene que ser necesariamente activa por encima de lo pasivo.

La escucha activa se refiere a la habilidad de escuchar no sólo lo que la persona está expresando directamente, sino también los sentimientos, las ideas o los pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo. Para llegar a entender a alguien se precisa asimismo cierta empatía, es decir, saber ponerse en el lugar de la otra persona.

Elementos que facilitan la escucha activa:

–Disposición psicológica: prepararse interiormente para escuchar. Observar al otro: identificar el contenido de lo que dice, los objetivos y sentimientos.

–Expresar al otro que le escuchas con comunicación verbal (ya veo, umm, uh, etc.) y no verbal (contacto visual, gestos, inclinación del cuerpo, etc.).

Elementos que deben evitarse en la escucha activa:

–No distraernos, porque distraerse es fácil en determinados momentos. La curva de la atención se inicia en un punto muy alto, disminuye a medida que el mensaje continúa y vuelve a ascender hacia el final del mensaje. Hay que tratar de combatir esta tendencia haciendo un esfuerzo especial hacia la mitad del mensaje con objeto de que nuestra atención no decaiga.

–No interrumpir al que habla ni juzgar sus palabras. –No ofrecer ayuda o soluciones prematuras.

–No rechazar lo que el otro esté sintiendo, por ejemplo, no debe decirse «no te preocupes, eso no es nada».

–No contar tu historia cuando el otro necesita hablarte. Tampoco contraargumentar. Por ejemplo: el otro dice «me siento mal» y tú respondes «y yo también».

–Evitar el síndrome del experto: ya tienes las respuestas al problema de la otra persona, antes incluso de que te haya contado la mitad.

Momento especial

Amelie Poulaine, en su incansable cruzada, decide enamorar a dos almas atormentadas del café en el que trabaja. Un día, tras terminar su jornada de trabajo, Georgette critica a Joseph por el acoso al que somete a su ex pareja y compañera de ambas en el café. Sin embargo, Amelie consigue con dos simples preguntas lograr que los cimientos del pensamiento de Georgette se estremezcan. Esto en coaching se llama “quiebre” y es eso exactamente lo que consigue en ese momento, que Georgette tome conciencia de lo que pasa realmente.

El momento de “quiebre” para todo coachee es un momento complicado ya que desnudará todas sus creencias y, por un instante, estará indefenso ante el coach. Por ello es importante elegir el lugar y el momento adecuados para llegar a ese “quiebre”. En ocasiones, un buen estilo comunicativo, un modelo coherente o un contenido adecuado pueden irse al traste si no hemos elegido el momento adecuado para transmitirlo o entablar una relación. Es importante cuidar algunos aspectos que se refieren al momento en el que se quiere establecer la comunicación:

–El ambiente: el lugar, el ruido que exista, el nivel de intimidad…

–Si vamos a criticar, pedir explicaciones o dejarle indefenso ante un “quiebre”, debemos esperar a estar a solas con nuestro coachee.

–Si vamos a elogiarlo, es recomendable que esté con su grupo u otras personas significativas.

–Si ha iniciado una discusión y vemos que se nos escapa de las manos o que no es el momento apropiado emplearemos frases como «si no te importa podemos seguir hablando esto en… más tarde».

Todo un personaje

Raymond Dufaiel, el hombre de cristal. En realidad, deberíamos reseñar el cambio que éste va desarrollando durante toda la película. Comienza siendo un hombre apagado y gris, excesivamente estructurado y de mentalidad cuadrada. Vamos, de esos que piensan que ya no les queda nada por ver. Sin embargo, estimula a su amiga a que vea el mundo y son los movimientos de la joven Amelie los que van despertando sus inquietudes y sus esperanzas. No sólo es visible en el humor sino, además, en su forma de ver el mundo, cuando decide pintar el cuadro de Renoir Almuerzo en el bote pero no como lo había realizado los últimos veinte años sino mucho más colorido y vivo. Como él mismo se sentía.

La anécdota

 Durante un curso de inteligencia emocional con cinco directivos de una gran compañía española, decidimos debatir sobre la película. Preguntamos si todos la habían visto y pedimos a los tres que respondieron afirmativamente que le contasen a los otros dos cómo creían que Amelie había influido en la vida de Georgette.

Dos de ellos explicaron claramente la necesidad de Georgette de sentirse querida y que Amelie se lo había proporcionado claramente al crear la situación de conquistar a Joseph. Sin embargo, uno de ellos discrepó y dijo que realmente Amelie lo que le había conseguido era un problema más, ya que al final Joseph siente celos y comienza de nuevo su acoso. Quizá estaba proyectando alguna experiencia vivida.

Este tipo de ejercicios son complicados porque, aunque todos los participantes son capaces de identificar los quiebres de los personajes, las interpretaciones del porqué de cada uno suelen ser de lo más dispar.

Hoja de trabajo

Reúne a tu equipo/alumnos y pide que redacten una presentación de sus compañeros. Aficiones, ciudades preferidas, lo que les gusta y lo que no… Después guarda estos papeles y pide que uno por uno se levanten y expliquen al resto esos rasgos de sí mismos. No es un ejercicio evaluable, ni sirve para redimir a nadie. Simplemente ayuda a que tomen conciencia de que deben escucharse más unos a otros. Pero escucharse, además, con los cinco sentidos.

Este ejercicio desarrolla la capacidad de escucha activa y la atención global en los compañeros. En la escucha activa está la clave del éxito en las relaciones personales y con ejercicios básicos como éstos podemos concienciar de su extrema importancia.

Extraído de mi libro: Dirige de cine.

Lid Editorial Feliz semana 🙂

Anuncios

Entry filed under: Dirige de cine.

Lealtad al equipo Cuestión de actitud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

noviembre 2008
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: