¿Y si somos más claros?

26 noviembre 2008 at 12:00 am 9 comentarios

Bueno, tras este fin de semana y de mi reflexión de ayer, pongámonos de nuevo a trabajar 🙂

Hace unos días escribía mi visión respecto a una raza de personas que parece que levantó alguna que otra aspereza. No iba dirigido a nadie, ya que como en el propio texto indico todos hemos sido en alguna ocasión sinceros de teflón. Pero si bien estas personas pecas de soltar las cosas negativas para despegarse de sus procesos emocionales a costa de que otra persona cargue con ellos, nunca debemos olvidar un concepto básico:

Si algo se puede decir en tres palabras… ¿para qué utilizar más?

Entendiendo siempre la realidad emocional, teniendo en cuenta la empatía y a la otra persona nos metemos en procesos que se prolongan días, meses o años, por el simple hecho de no decir las cosas claramente. Es cierto que en ocasiones no hay que dar más explicaciones que las evidentes, es cierto que no siempre deben darse situaciones desagradables, pero también es cierto que debemos ayudar a aclarar de una manera sencilla y simple la situación que queremos exponer, explicar o transmitir.

Hoy quiero compartir un corto que me pareció excelente cuando lo descubrí hace un par de años y que me viene a la cabeza en bastante ocasiones. Sin duda una obra excelente que espero que os ayude a reconoceros y a promover un cambio constructivo.

Que lo disfrutéis

Anuncios

Entry filed under: Herramientas.

Una cura de humildad Prácticas de coaching

9 comentarios Add your own

  • 1. José Luis del Campo Villares  |  26 noviembre 2008 en 11:32 am

    Me ha gustado mucho amigo. Muy gráfico en algunos momentos.

    Saludos

  • 2. Pau  |  26 noviembre 2008 en 3:27 pm

    Sr Turienzo, te he levantado el corto y lo he cogado en mi blog. Por supuesto hago referencia a la fuente.
    Me ha encantado el corto, mucho, mucho.
    Aún sabiendo que en la sencillez reside la belleza y la claridad, pq a veces nos complicamos tatísimo la vida???
    Muy gráfico el ejemplo, es total, dramático pero te deja bien el cuerpo.
    Gracias por tus fructuosas entradas.
    Un abrazo!!!!

  • 3. rubenturienzo  |  26 noviembre 2008 en 5:02 pm

    Gracias Jose Luis, pronto llegaré a tu nivel de solvencia 😉
    (disculpa que ultimamente haya estado desaparecido, pero es que tenía problemas con la conexión)

    Gracias Pau, yo sólo intento hacer mi cometido de la mejor manera posible y utilizar referencias que sirvan a otros y otras creo que es la mejor de las formas

    Un saludo y gracias a los dos 🙂

  • 4. Maru Canales  |  26 noviembre 2008 en 7:43 pm

    Hola Ruben,

    A pasado algún tiempo desde que no hablamos y quiero aprovechar para darte la enhorabuena por este nuevo formato, sobre todo por poder comentar (ya sabes que me gusta la comunicación…)

    También me ha encantado el corto y a lo mejor te lo levanto para mi blog, no obstante tengo otra perspectiva, ¿seguro que ya no la quiere? Cada vez creo más en lo que no se dice, en el lenguaje del silencio, el que no se oye pero se siente y se refleja en la acción… A mí ese “ya no te quiero” me ha sonado a “no me aguanto…”

    Un fuerte abrazo,

  • 5. rubenturienzo  |  27 noviembre 2008 en 12:05 am

    Hola Maru!! ¡Qué alegría leerte!

    Pues la verdad es que a mi lo que más me gusta del vídeo es la parte final en la que la complicidad brota por todos sus poros mientras bailan.

    Si lo pones en una situación anterior ves lo buena que llegó a ser su relación y si lo pones después cronológicamente (algo que a mi me gusta más) pienso que una vez que las cosas se dicen claramente, se está un poco más cerca de encontrar una solución… y poder bailar!

    Gracias por tu aparición, espero que todo te vaya bien 😉

  • 6. MaryPosa  |  27 noviembre 2008 en 12:21 pm

    Lo siento, discrepo.
    Creo que el baile es simplemente un fondo para los créditos, un acompañamiento visual para la música. En ningún caso la continuación de la historia.!
    Es más, creo que la historia tiene otro final, otra verdad que Marcos nunca contará.
    Para que haya amor hay que amar, y la decisión de amar, o no amar, es personal. Marcos ha optado por no seguir amando a Andrea, imagino que decidió amar a otra persona…
    ¿A qué sino esta crispación, este culpar a la rutina, la desidia, la apatía? ¿Por qué este dolor, esta rabia? Se siente culpable, está mintiendo.
    Observad la reacción de Andrea: acepta, calla, comprende, asimila, siente ternura por el recuerdo de algo que ya nunca más será, pero no hay rabia, no hay culpa. Volved a observar sus caras.
    Las palabras exactas no fluyen cuando no hablamos con la verdad, cuando hay algo que ocultar. ¡ Y qué a menudo ocurre esto!
    Marcos, por favor, seamos claros!

  • 7. rubenturienzo  |  27 noviembre 2008 en 12:30 pm

    Gracias MaryPosa,

    Lo cierto es que es una interpretación no un hecho como comprenderás, y aunque podríamos preguntarle al director del cortometraje para que nos ilustre sus intenciones, es mucho más enriquecedor que cada cual exponga su visión y así poder disfrutar de las aportaciones.

    Respecto a tu aportación, quizá Marcos no esté mintiendo si no intentando aferrarse a elementos absurdos que refuercen su postura (aunque el sabe que no es el verdadero problema) y sólo dice “ya no te quiero” cuando la situación es atendida y generada correctamente.

    Pero bueno, y aunque me gusta tu aportación, fíjate que estás juzgando a Marcos con realidades que tú aportas “imagino que decidió amar a otra” Y esto es lo grande de las historias audiovisuales, que nuestra interpretación y filtros consiguen generar historias paralelas muchísimo más profundas.

    Gracias MaryPosa por tu gran aportación

  • 8. Beíta  |  29 noviembre 2008 en 9:43 pm

    Absolutamente genial!
    Me encantan este tipo de historias tan reales, tan sencillas pero a la vez tan complejas. De la misma forma que cuando nos preguntan por qué nos gusta alguien y no sabemos qué contestar, simplemente nos gusta; cuando nos preguntan por qué has dejado de querer a esa persona, habría que responder lo mismo, simplemente porque ya no la quiero.
    ” La grandeza de las cosas simples”
    Gracias.
    Espero más cortos de este tipo. Muchos besos y que te vaya estupendo este finde en tu Jaime Vera.

  • 9. Yara  |  30 noviembre 2008 en 10:30 pm

    Hola!

    Entré sólo para ver al completo el audiovisual de “Vive el presente”, pero la verdad es que este blog tuyo… engancha.

    Y con respecto al corto de Marcos, ¿no podemos pensar que si es completamente claro y directo con esa frase de entrada, la de “Ya no te quiero” se convierte en sincero de teflón? Yo me quedo con que, si empatizamos quizás no siempre se puede ser tan claro y directo, diciendo las cosas con sólo 3 palabras.
    Por cierto, esperaré con ansia el próximo corto.
    Saluditos a todos 😉
    Yara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

noviembre 2008
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: