Harry Potter y el cáliz de fuego

1 diciembre 2008 at 10:38 am Deja un comentario

Lo que cuenta

La saga de Harry Potter es una popular serie de historias de fantasía escritas por la británica J. K. Rowling. Las películas describen un mundo mágico lleno de brujas y magos que coexiste con el real. El protagonista es el joven mago Harry Potter.

Harry es elegido el nuevo competidor que representará a su colegio, Hogwarts en el campeonato de Triwizard. No sabe cómo a llegado a ser elegido pero deberá competir con otros jóvenes magos europeos en su cuarto año en el colegio de magia. El profesor Moody le ayudará en su preparación convirtiéndose así en una pieza fundamental en su desarrollo.

A lo largo de las pruebas Harry comprenderá que Lord Voldemort a regresado, así que la verdadera prueba no será ganar el campeonato, si no salvar su vida.

Lo que te cuento

Tuvo que llegar la cuarta entrega de Harry Potter para poder diferenciar y reseñar la figura de un coach entre los profesores del colegio Hogwarts. Este coach, llamado Alastor «Ojoloco» Moody nos dará otra de las claves fundamentales de todo proceso de coaching: su orientación a resultados. No sirve de nada un proceso que se queda en palabras vacías; todo proceso de coaching debe llevar consigo un plan de acción que el coachee debe ejecutar. Esto es lo que «Ojoloco» le inculca a Harry durante la historia. El joven mago debe comprometerse a cumplir el plan de acción y se debe mentalizar antes de cada prueba, albergando posibilidades y ejecutando soluciones  aternativas. Su coach no puede llevarle hasta la meta, sólo puede esperar ayudarle a encontrar el camino correcto.

Es evidente que lo primero que un coach y su cliente deben trazarse es una meta. Pero, como vimos en la primera parte de este libro, la meta u objetivo final, así como las de las diferentes sesiones, deben ser propuestas por el coachee. El coach, en este caso el profesor Alastor «Ojoloco» Moody, es el que ayuda a Harry en cada una de las pruebas. A diferencia de un proceso tradicional, las pruebas son seleccionadas por la competición y Harry decide como meta el superarlas.

Ya sabemos que el objetivo debe ser asequible y alcanzable por nuestro cliente, es por ello que el sombrero designa a Harry como competidor y, por tanto, Moody le escoge como coachee porque confían en el potencial del joven. Todo coach debe creer en que el cliente puede alcanzar sus metas. Si no, es inútil comenzar el proceso.

La película nos sirve además para distinguir las diferentes tipologías que en este aspecto hay. La meta final de Harry Potter sería acabar con lord Voldemort. Sin embargo, esta meta aún está muy lejos para el joven mago y depende de muchas circunstancias externas, como encontrar a dicho malvado, tener aliados para el enfrentamiento… y circunstancias internas aún no desarrolladas, por ejemplo, la falta de habilidades en las artes oscuras.

Sin embargo, para poder avanzar hacia esa meta, a Harry se le plantea otra meta previa, una de desempeño; en este caso, ganar el torneo. Esa meta sí puede estar a su alcance. Es más controlable que la meta final. Y eso da garantías y motivación para seguir avanzando.

Pero para ganar el torneo de magos y así conseguir la meta de desempeño, Harry debe superar varias pruebas. Ésas serían las metas de sesión, que son muchísimo más alcanzables y son la base de nuestro éxito. Todo coach debe asegurarse de que el coachee cumple con estos objetivos. Es por ello que la orientación a objetivos es fundamental en cualquier proceso de coaching.

El profesor Alastor lleva el seguimiento de cada una de las pruebas como cualquier coachee debe llevar el seguimiento de las metas de cada sesión. Pero también está al lado del mago a la hora de alcanzar su meta de desempeño cuando gana el torneo. Lo único que queda por saber es si estará cuando Harry alcance su meta final, es decir, acabar con Voldemort. Un buen coach estaría. 

Momento especial

Al comenzar la historia, Harry y sus amigos viajan hasta el mundial de quidditch, un colorista partido que enfrentará a Irlanda y a Bulgaria. Cuando la familia de Ron, Hermione y Harry llega a su tienda de campaña, ésta tiene apenas tres plazas. O eso es lo que al menos por fuera parece, ya que al entrar se descubre una jaima enorme con diferentes habitaciones y mucho, muchísimo espacio. Harry exclama «me encanta la magia». Pues esto es, sin duda, lo que nos pasa en ocasiones cuando tenemos delante a un aprendiz o a un coachee, que sólo vemos el exterior y éste no nos agrada demasiado. Un coach debe estar preparado para adentrarse en su interior y ver todo de lo que es capaz.

Ningún coachee sabrá expresar o explicar en una primera sesión sus herramientas más poderosas o los pilares en los que basa su éxito a otros niveles. Esta labor le corresponde al coach. El cliente definirá un objetivo y el coach debe asegurarse de que cumple las premisas expresadas la parte teórica de este libro, es decir, SMART, PURE y CLEAR Pero también debe ayudar al coachee a encontrar las armas que éste tiene en su interior para alcanzarlas.

Nunca debes dejar que un cliente se vaya con la sensación de que en la sesión sólo ha habido jaimas y fuegos artificiales. Hay que procurar que vaya descubriendo poco a poco los rincones reales que se esconden bajo esa tela. Preguntas abiertas, como luego veremos, y hacer ver las situaciones al cliente desde fuera para que intente solucionarlas en frío ayudan a ello. No tengas la menor duda de que si consigues que el cliente se descubra a sí mismo, saldrá de las reuniones diciendo «me encanta el coaching».

Todo un personaje

El personaje fundamental de esta película, y en realidad de toda la saga, es Hermione. Hermione Granger es, sin duda, la alumna más inteligente de Hogwarts, lo que la convierte en una maga excepcional. Además es la mejor amiga de Harry y ha sabido ser su confesora y protectora en todas las historias del joven mago. 

La disciplina que ella atesora y sus ganas de aprender y adquirir conocimientos también deben ser rasgos básicos de toda aquella persona que desee ejercer como coach. Un coach debe esforzarse cada día para ser mejor profesional y, para ello, ha de seguir aprendiendo siempre con tesón y disciplina.

No dudes en ser confesor de otros profesionales del sector. El hecho de compartir tus experiencias, siempre respetando la confidencialidad, te convertirá en un gran profesional. El hermetismo sólo induce a la parcialidad.

La anécdota 

En la reciente inauguración de un curso sobre nuevas carreras en una universidad madrileña, los jóvenes se sintieron muy interesados por la profesión del coaching y sus dudas con respecto a la terapia, la consultoría. Esto es un problema habitual. Sin embargo, me vino muy bien el ejemplo del coach de Harry Potter para explicar ciertas diferencias: un consultor le habría dicho cómo debía pasar las pruebas; un psicólogo le habría ofrecido las herramientas para pasarlas; sin embargo, un coach debe sacar las armas del interior del coachee, confiar en su potencial y desarrollar sus habilidades.

Creo que ante esta duda, habitual cuando explicamos qué es el coaching, personajes y experiencias como ésta nos facilitan la comprensión de nuestros atentos y curiosos alumnos. Nunca dudes en utilizar estos ejemplos, tu público te lo agradecerá.

Hoja de trabajo

Reúne a tus compañeros/alumnos y sitúalos contra la pared. Un tercio llevará los ojos vendados, serán el equipo de los ciegos; otro podrá ver pero no hablar, les llamaremos el equipo de los mudos; y el último podrá ver y hablar pero ni moverse, ni tocar a ninguno de sus compañeros, será el equipo de observadores.

 

El objetivo es llevar al equipo de los mudos por un circuito realizado con mesas, sillas y obstáculos varios. Para ello los observadores deben indicar al equipo de los ciegos dónde deben recoger al equipo de los mudos y qué camino, previamente lleno de trampas, deben recorrer sin salirse.

 

Este es un ejercicio de introducción al trabajo en equipo, pero en el que se intenta cuestionar también la importancia de la información sesgada y cómo se siente cada uno sin tener acceso a la información que los otros poseen.

 

Extraído de mi libro: Dirige de cine

LID Editorial

Anuncios

Entry filed under: Dirige de cine.

Vive el presente Un dolor de muelas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

diciembre 2008
L M X J V S D
« Nov   Ene »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: