Rara avis

21 enero 2009 at 12:00 am 7 comentarios

Ayer estuve en una zona empresarial del centro de Madrid y teniendo en cuenta que llegaba con cuarenta minutos de adelanto a mi cita, decidí sentarme en un banco a observar durante un rato las personas que por allí pululaban. Una experiencia sencilla, pero que me permitió comprender la extremada dificultad con la que la mayoría de los responsables de RRHH o de contratación de servicios se enfrentan a la hora de tomar sus decisiones. Todos y todas parecemos iguales.

Sé que es más fácil seguir la corriente, incluso que es más gratificante el apoyo de los demás, las frases “siempre se ha hecho así” o seguir los cánones que alguien marca. El poder de tomar otro camino sin duda nos deparará descubrir rincones poco iluminados, pero te garantizo que las vistas merecerán la pena.

Si tú vas a un supermercado, te llama más la atención el paquete con una marca sólida o un packaje muy atractivo, antes que el producto de marca blanca, que si lo escoges será una mera cuestión económica. Estás dispuesto o dispuesta a renunciar al sabor o a la calidad a cambio de un precio reducido. Ese tipo de clientela nunca tomará en serio tu profesionalidad si no que siempre pondrá en balanza calidad-precio. Es decri, nunca te considerarán como una de las mejores elecciones si no simplemente como la más conveniente económicamente.

Pero si además de luchar contra la tiranía del talonario, eres uno más de esos dentífricos que quitan el mal aliento, uno más de esos detergentes que eliminan todas las manchas o una más de esas cervezas “posiblemente las mejores del mundo” vuelves a situarte en una posición igualitaria y poco productiva. Ya que lo único que has hecho es dedicar tu diferenciación al envase del producto, como el resto de las marcas.

Debes buscar la diferencia real y no sólo la diferencia en el envoltorio.

De ese modo, serás un dentífrico que quite el mal aliento, pero que además blanquee los dientes. O el producto de limpieza que sustituye a una gran variedad por un único compuesto apto para eliminar todas las manchas, en todas las superficies. Es decir, dentro de los productos de marca, te conviertes en uno que ofrezca algo único, algo realmente distinto.

Has conseguido diferenciarte así de los productos blancos y del resto de las marcas de la competencia generando un servicio único y exclusivo para tus clientes.

Esta decisión llevará a muchos a criticarte o incluso a presagiarte un mal futuro, pero créeme, si comienzan a prestarte atención para lo anterior, es que vas por buen camino. No intentes parecerte a la mayoría o pasar desapercibido, si realmente quieres ser opción preferente, debes salir a la luz y demostrar que el valor está en ti y no en el color de tu corbata. En tus servicios y no en tu envoltorio.

En este cortometraje de los siempre grandiosos PIXAR, puedes ver la diferencia entre los pájaros por su tamaño o color de plumas, pero fíjate realmente en lo que más diferencia a unos pájaros y al otro. El elemento diferenciador máximo es la actitud alegre, positiva e independiente. 

Para muchos soy una rara avis, porque vuelo de una manera diferente al resto. Porque no me refugio cuando llueve, porque no busco la complacencia o el conformismo en las cosas que hago, digo o promulgo. Y seguramente tengan razón.

Me encanta tener unas plumas diferentes, pero lo que más me gusta sin duda es que la canción que entono suene distinto. 

Al llegar a mi reunión, decidí centrarme en dicho canto, recordando  la idea reforzada de que todos y todas parecemos iguales a los ojos de alguien que nos mira desde un banco. Si queremos destacar, debemos tomárnoslo en serio y no basarlo sólo en el color de nuestras plumas, en el envase de nuestro producto o en los colores con los que vestimos.

Para convertirse realmente en una rara avis debemos ofrecer un sabor nuevo, un producto original o un servicio único.

Anuncios

Entry filed under: Otras cosas simples.

Escoge tu historia La estrategia del arco iris

7 comentarios Add your own

  • 1. Paco Carrascal  |  21 enero 2009 en 8:34 am

    Yo siempre he intentado ser diferente, y muchas veces lo he conseguido, pero nadie, insisto nadie me había invitado a tal ejercicio: no así no, no no digas eso que…, mejor callar que…., si están ahí será por algo…., ese puesto ya tiene demasiadas novias…, esa mujer es mucha tela pa ti….., etc, etc, etc. El descubrir el nuevo horizonte (aun a mi edad) que se desvela con las reflexiones que planteas me está, simplemente, entusiasmando. Es como poder decir, por fin, ya te lo dije, no estaba tan equivocado, las cosas se pueden hacer de otra manera. En fin que una vez más (y no voy a cansarme de decirlo) que gracias a ti y a la gente que como tú, que como yo, creemos que pueden haber otras formas de mirar, de pensar, de hacer o de ………….volar.

  • 2. H - JoseLuis - Activo  |  21 enero 2009 en 10:03 am

    Buenas amigo!!!

    Muchisimas gracias por el regalo!!!! lo acabo de recibir y ya estoy tardando en empezar a leerlo, me encanta lo de “la gallina emprendedora” jajaja!!!

    Si me permites voy a realizar un articulo en el blog a modo de presentacion y es lo menos que puedo hacer por este gran regalo.

    Muchas gracias de nuevo amigo y espero que este lleno de exitos y este libro se convierta en un “best seller”.

    Un fuerte abrazo amigo.

  • 3. rubenturienzo  |  21 enero 2009 en 7:57 pm

    Gracias Paco

    Sigue volando como lo haces y cruzando todas las barreras impuestas. Sin duda, llegarás lejos.

    Gracias José Luis,

    Por supuesto que me gustaría que escribieses en tu blog sobre mi libro, es todo un halago. Pero sólo a cambio de una cosa, que escribas sobre lo que te ha servido o ayudado su lectura.

    Un abrazo a ambos 🙂

  • 4. Juanjo López  |  21 enero 2009 en 8:27 pm

    ¡Me encanta que la gente se sienta diferente! ¡Hay que darle sabor a esta vida tan sosa!

  • 5. rubenturienzo  |  21 enero 2009 en 8:31 pm

    Gracias Juanjo,

    Ya sabes que yo tengo debilidad por la gente que quiere ser distinta, gente como tú 🙂

  • 6. pedroatienza  |  22 enero 2009 en 12:42 am

    Enhorabuena por tu artículo con el que estoy muy de acuedo.

    Yo trabajo cada día para convertirme en una rara avis para que, siendo auténticamente yo, pueda mostrar mis diferencias.

    Ya he leído el artículo de José Luis Del Campo. Espero que me facilites información de cómo poder hacerme con tu libro.

    Un cordial saludo

  • 7. rubenturienzo  |  22 enero 2009 en 2:03 am

    Gracias Pedro,

    Que conste que no tengo fijación por las gallinas ni nada por el estilo jejeje, simplemente es que este libro es la segunda parte que Menchu y yo escribimos tras el éxito de “la gallina que cruzó la carretera”

    Curiosamente un libro que ya hablaba de una rara avis: una gallina emprendedora 🙂

    Si te interesa creo que el libro está a la venta en la mayor parte de las grandes librerías y poco a poco irá llegando al resto de establecimientos.

    Un saludo y gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

enero 2009
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: