La mediocridad del gris

26 enero 2009 at 12:00 am 8 comentarios

El viernes pude disfrutar de una sesión de cine con algunos compañeros de la Universidad y una de las experiencias más sobrecogedoras de los últimos meses. La película que vimos fue Revolutionary Road y si tienes intención de verla, te invito a que sigas leyendo tras haberla visto, pues podría en el siguiente texto desvelar parte de la trama. 

La película nos habla de los sueños, de la ilusión, de cómo podemos sentirnos vivos… pero también de cómo morir en vida por dejarnos vencer por el gris. Si no entiendes los matices de una mirada y el lenguaje contenido cuando sientes que el pecho te comprime los pulmones y el hilo de aire que tímidamente lucha por darte vida es el fondo la batalla interna por seguir viviendo el color, seguramente no entenderás el tiempo, ni el ritmo de esta increíble demostración de Sam Mendes.

Una gran historia en la que nos demuestra la peligrosidad de convivir con una persona vencida por el gris. Un maravilloso relato que se torna en un mensaje duro y agónico contra la mediocridad y la renuncia a los deseos y sueños. Un potente ariete capaz de remover el interior de toda aquella persona que alguna vez ha sentido que su vida se le está escurriendo entre los dedos mientras ve como todos aquellos sueños y esperanzas que un día se prometió, han dado paso a la comodidad y al conformismo, a la tristeza y a la desesperación.

Engañado, vencido y autocomplaciente, un fantástico Di Caprio nos demuestra que hace años dejó atrás el rol de promesa y consigue crear un personaje tan real como cualquiera de nosotros. Un personaje fascinantemente humano que sientes incluso rabia por poder llegar a parecerte a él. Alguien que vive una mentira culpando a quien le rodea de no haberle dejado volar. Una persona que ha perdido la batalla con el gris y lo peor de todo es que cree que el gris es la única salida a tener en cuenta.

Luchadora y generosamente sensible, una merecida recién galardonada Winslet, nos regala una genial interpretación capaz de emocionar a cualquier persona capaz de comprender el lenguaje de las emociones. Un ser que demuestra estar vivo y que sigue luchando por combatir la rutina de la desesperanza y se resiste a bajar los brazos ante el conformismo y la falsa creencia de que ya nada se puede hacer por realizar un giro a su lamentable situación. 

“Valor es lo que hay que tener para vivir como uno quiere” responde la protagonista cuando alguien le recrimina sus intenciones de perseguir su sueño, de buscar la felicidad. De vencer al gris.

Sin embargo, el mayor peligro del ser gris, es que será capaz de hacer todo lo posible para autosabotearse. Al no querer enfrentarse a la posibilidad real de encontrarse con la felicidad de bruces y no poder o no saber disfrutarla. Capaz será de la manipulación, del maltrato e incluso de la utilización de recursos que consideraríamos descorazonadores para no enfrentarse a la realidad: Si no ha conseguido sus sueños simplemente es porque no ha luchado lo suficiente por ellos y no porque las personas o acontecimientos que le rodean lo hayan impedido. Incapaz de reconocerse mediocre. Incapaz de reconocerse gris.

¿Pero qué pasa con la persona que aun cree en los colores y en remontar, reorientar y disfrutar de nuevo que ha unido su futuro ha dicha persona gris? La historia nos muestra de una manera cruda y sangrante como el destino no está dispuesto a otorgar una segunda oportunidad sin pagar un coste a cambio. Quizá demasiado alto. Está en la naturaleza del gris comerse a todos los colores. Por lo tanto, el sufrimiento y la derrota estarán asegurados mientras exista algo de color que haga sentirse pálido y plano a un lastimoso y grotesco gris.

“- ¿Querías desaparecer?

– Quería aparecer, volver a vivir” 

Con estas sencillas palabras consiguen devolvernos a la realidad tras un luminoso sueño. Unas palabras que llevan implícito un halo de derrota, un presagio de un terrible futuro, una aceptación de lo evidente. El gris ha vencido.

Pero un gris nunca reconocerá que lo es, y es por ello que un guión lleno de píldoras fabulosas nos aclara “Nadie olvida qué es la verdad, sólo nos volvemos más diestros mintiendo”. Mintiéndonos.

Pero no todo está perdido. Al igual que el ser gris es poderoso, el mundo de los colores y de la vida también cuenta con poderosos aliados, que con la perspectiva y la lejanía que los cuerdos y sensatos grises otorgan a quienes padecen algún trastorno mental, inundarán nuestra esencia con una estela de realidad, ilusión y destreza a la que deberíamos amarrarnos con fuerza para escapar y volver a hacer aquello que deberíamos haber hecho siempre. Algo tan simple como vivir.

El mundo está lleno de personas gris, pero también de seres magestuosamente coloreados. En tu mano está aprender a encontrarlos y a disfrutar cada día con ellos. Renovar las ilusiones con sueños y sorpresas. Respetar los deseos y comprometerse con la felicidad. Pero si hay una máxima que siempre debes intentar seguir, es la de huir de aquellas personas que generen una comunicación negativa, como inteligentemente nos recuerda el director con una escena final simple que intenta edulcorar sabiamente una historia tan terriblemente dura.

Todos podemos llegar a ser grises, pero mientras el optimismo y el alma positiva te sostengan, tus colores serán vivos, espontáneos y llenos de energía y alegría.

Disfruta tus colores y feliz semana.

Anuncios

Entry filed under: Otras cosas simples.

18 segundos 1er examen

8 comentarios Add your own

  • 1. eva lucas  |  26 enero 2009 en 12:25 am

    Pues nada… me quedo sin leer…
    A ver si puedo verla pronto. Saludos! : )

  • 2. rubenturienzo  |  26 enero 2009 en 1:18 am

    Jajajaja gracias Eva, seguro que la espera merece la pena 🙂

  • 3. karina  |  26 enero 2009 en 1:25 am

    No he visto aún la pelicula pero despúes de leer tu texto entiendo como se siente el protagonista. Es real el sentimiento y crees que las cosas no pueden cambiar, pero a veces cuando menos lo esperas, después de desearlo, pensarlo, buscar la salida, en tu burbuja gris asoma un color, tenue pero hermoso y hace que vuelva la esperanza. Hay que luchar dia a dia, segundo a segundo por ser felices y hacer felices a los que nos rodean para que nuestro camino tenga muchos colores…

  • 4. Yara  |  26 enero 2009 en 10:27 pm

    No he visto la película aunque sí el tráiler y por eso me atreví a seguir leyendo. Quería verla, pero con lo que dices ya no apetece tanto.
    Yo de “los seres grises” suelo decir que me chupan la energía, sobre todo cuando más les escucho activamente (qué mala soy!).
    Y como ya tengo alguna que otra experiencia con el gris y huyendo de él… ¿Existe otro motivo por el que recomiendes ir a ver la película? ¿No desmotiva ver o vernos reflejada a la mayor parte de la sociedad en ese “gris”? ¿Es positiva o desmoralizadora? ¿Sale uno pensando en que el color existe? Es que si no…. ya existen muchos momentos del día en lo que ver que el gris existe y es mayoritario.

    Saluditos,
    Yara

  • 5. antonet  |  27 enero 2009 en 12:18 am

    querido ruben llevo un año queriendo salir de mi gris, despues de leer tu texto te aseguro que veré la película, aunque no te niego que tengo hasta un poco de miedo,jajaja… ya veremos que tal. un beso y sigue escribiendo asi.

  • 6. rubenturienzo  |  27 enero 2009 en 12:34 am

    Gracias Karina

    La verdad es que la película es dura y yo no estoy de acuerdo con el final evidentemente, ya que creo que siempre se puede salir del gris, pero me gusta tu reflexión mucho.

    Gracias Yara

    La verdad es que la película yo la recomendaría precisamente por eso mismo, es decir, es tan dura, tan verdad, refleja tan bien el sufrimiento por culpa del gris, que es bueno sentirse reflejado para armarse de valor y decir ¡¡Yo no quiero ser así!!

    No obstante, también puedes ver Amelie, y darte cuenta de que aun estando rodeada de gente aparentemente gris, cuando te acercas con tu luz, puedes ver sus verdaderos colores 🙂

    Gracias Antonet

    Espero que lo consigas pronto.

    Respecto a la peli, recuerda, debes verla como una inspiración de lo que no quieres que te pase, como una manera de darte la razón una vez más para abandonar dicho gris 🙂

    Un abrazo agradecido a las tres intervenciones

  • 7. Pau  |  28 enero 2009 en 3:40 pm

    La película la veré, atiendo a tus recomendaciones casi siempre.
    Pues yo fuí gris, muy gris, cinco años de gris, y aquí estoy, a tope de color y viviendo con energía. Pero me costó casi la vida escapar de aquello, la comodidad, la tranquilidad, son presioón ni preocupaciones, más que decidir que voy a comer hoy o que voy a hacer el fin de semana. Mi aprendizaje, es que valió la pena luchar y sigue valiendo la pena luchar por tus sueños, por sentirte vivo. Rodearte de color y de gente dispuesta a regalarte sus colores es el mejor antídoto. Aún así, de vez en cuando me he vuelto a asomar al pozo gris oscuro, pero sólo para tomar consciencia de que seguir luchando vale la pena.

  • 8. rubenturienzo  |  28 enero 2009 en 7:25 pm

    Siempre creo tus palabras y si me dices que fuiste gris no dudaré, pero déjame decirte que ya no queda nada de ese gris, yo te veo lleno de color, como el que desprendes, como el de aquel famoso arcoiris.

    🙂

    Sigue siempre por esa línea y como bien dices, si te asomas al gris, que sólo sea para tomar una mayor conciencia de lo bien que lo estás haciendo.

    Un abrazo y Gracias Pau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

enero 2009
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: