El valor del 130

11 febrero 2009 at 12:00 am 4 comentarios

Su paso taciturno, desmemoriado y sin embargo certero, dibujaba el camino que tantas veces había recorrido desde las imprentas en las que había trabajado, para encontrarse con sus compañeros y amigos.

La calle Preciados de Madrid, ahora infectada de luces de neón y de grandes escaparates, había eliminado todo resto de un Madrid cercano, humilde y repleto de vendedores de barquillo y floristeras. 

Tuvo incluso que pararse varias veces para intentar reconocer, unos metros mas arriba, al comienzo de la calle Tetuán, la eterna fachada costumbrista que desde 1860 tomaba como propio el semblante mas castizo y tradicional. Un rincón en el que había pasado cientos de horas, un espacio en el que había intentado cambiar el mundo, unas paredes llenas de momentos cargados de lucha obrera, de cambio de sistema y de reconocimientos de derechos sociales.   Casa Labra.

Abrió la puerta con una extraña sensación de reconocimiento y nostalgia, pero algo había cambiado. 

No era el olor del bacalao rebozado, que siempre caracterizó, junto con las maravillosas croquetas, el espíritu sabroso de tan mágico lugar. Tampoco era el sonido de sus grifos de cerveza, ni la textura esponjosa de la espuma de una mahou tirada con maestría y profesión. 

Dubitativo y algo errático, pronunció una vez más la frase que tantas veces le había acompañado, tomó su cerveza y se dirigió al salón conexo. 

Y fue justo en ese momento cuando su cuerpo lo notó. Un escalofrío recorrió su espalda cuando pudo reconocer casi intacto aquel espacio de madera marrón, las sillas de hierro forjado y un ambiente que corrió a abrazar a quien sin duda fue, su cliente más ilustre. 

Pablo Iglesias sintió que estaba en casa. El hogar en el que hacía ahora 130 años había fundado el Partido socialista obrero español. El lugar en el que una nueva esperanza para los trabajadores y trabajadoras del país comenzaba su andadura.

Disculpe Pablo, siéntese aquí – Dijo Manuel Chaves.

Estaré encantado de compartir mesa y palabra con usted – contestó amable Pablo.

Manuel Chaves, actual presidente del partido fundado por Pablo Iglesias, tenía un especial interés en preguntar a tan sabio compañero de cerveza y bacalao por la esencia y el espíritu que le impulsaron a crear dicha organización política. Quería, en estos tiempos de desmotivación y falta de creencias, insuflar toda la energía posible para devolver la ilusión y la esperanza por un ideario que tan atacado tantas veces ha sido y que en momentos como los actuales, la patronal intenta desprestigiar.

¿Qué tal ha sido el viaje? Y por favor tutéeme – comenzó agradecido por la oportunidad brindada Manuel.

Lo cierto es que ha sido largo y frío, pero he podido observar en estos años muchos episodios que me han llenado de orgullo y emoción. Los avances son magníficos.

– Poco tiene que ver la clase obrera de ahora y la de su época ¿verdad? 

Es cierto que se ha trabajado mucho desde entonces. Y mentiría si no reconozco que los trabajadores y trabajadoras han evolucionado exponencialmente respecto a sus derechos y a sus situaciones.

Entonces ¿cree que el espíritu del socialismo con el que se fundó el partido ya no es válido para nuestros días?

Pablo bebió tranquilo un sorbo de su cerveza, miró con firmeza a Manuel y contestó sereno pero con una gran contundencia.

Las brasas con las que se forjó este metal llamado socialismo, nunca han necesitado estar más calientes y dispuestas que en estos momentos.

Una enorme sonrisa de satisfacción se dibujó en la cara de Chaves, que sabía que recogería ahora la lección que había venido a buscar. Miró con tranquilidad a Pablo y le pidió que continuase.

El nueve de mayo de este año 2009, se cumplirán 130 años de la fundación de tan ilustre organización política. Aun recuerdo las energías y motivos que nos llevaron a ello y los objetivos que esperábamos conseguir. Recuerdo como en ese mismo lugar donde estás tú ahora, se sentaban el médico Jaime Vera y mi compañero tipógrafo Victoriano Calderón. Siempre hablaban de la necesidad de ser escuchados, de luchar desde el poder por los derechos de la ciudadanía y por conseguir que la explotación a la que nos veíamos expuestos cesara.

Pero ahora se nos escucha, la clase obrera está representada en el congreso de los diputados…

Mira Manuel, ya en 1910 cuando el PSOE consiguió su primer escaño, tuve el honor y el privilegio de ser escuchado y de ser el primer representante del socialismo en el congreso de los diputados. Pero tener voz no significa ser oído, aceptado y mucho menos comprendido. Hay que perseverar en el mensaje, crear alternativas y conquistar espacios de libertad. Estar representados sólo fue un paso, pero el camino se ha de desarrollar a partir de ahí.

Completamente de acuerdo – Asintió Manuel Chaves – En los años en los que, gracias a la gran labor de Felipe Gonzalez y Alfonso Guerra, se llegó al poder en 1982 y gobernamos durante trece años, se experimentaron los grandes avances sociales que permiten a la ciudadanía gozar de las libertades y garantías sociales que hoy disfrutan. Se ayudó a asentar la democracia, la profesionalización de las Fuerzas Armadas, la plena funcionalidad del modelo de Estado de las Autonomías, la reforma educativa, las medidas de saneamiento económico y el impulso a una legislación modernizadora en temas como la despenalización del aborto y la igualdad de la mujer.

Y todo ello era necesario sin duda, pero recordemos que fueron los propios errores socialistas los que nos hicieron perder las elecciones en 1996, tras un desgaste feroz producido por la falta de renovación de liderazgo interno y los escándalos de corrupción. Unos pocos que sin duda dinamitaron una imagen de esfuerzo y lucha que años nos había costado conseguir.

Se podía sentir el tono serio y firme con el que Pablo Iglesias reprochaba al actual presidente del PSOE la actitud que tuvieron ciertos miembros socialistas en esos años.

No obstante – prosiguió el que fue también fundador de la Unión General de Trabajores en 1888 – Recuerdo como me sentí cuando unos pocos compañeros, seguidores de la corriente que Lenin había instaurado tras la llamada revolución rusa en 1917, se escindieron de nuestra organización y fundaron el partido comunista. Es obvio que nunca se puede controlar, gestionar y complacer las ambiciones y sueños de toda la militancia.

Pero debemos intentarlo, porque al fin y al cabo, todos y todas sostienen el ideal socialista – Intervino Chaves.

Por supuesto, el socialismo en esencia es dotar de oportunidades a todas las personas por igual. Es dotar de libertad para la elección. El socialismo no es responsable de lo que se haga con dicha elección, si no llegado el caso, de no luchar lo suficiente por otorgar dicha capacidad.

Conseguir que toda persona sea escuchada, aceptada y tenida en cuenta, dotar de oportunidades a la ciudadanía por igual y otorgar la libertad de elección. Sin duda esos valores de los que me hablas, que tan presentes estaban el día de la fundación del Partido socialista, son una apuesta en firme actual y un motor necesario del socialismo de nuestros días…

Y no solo eso – añadió Pablo – Cuando encabecé la primera manifestación del 1 de Mayo, en 1890, se exigía la jornada laboral de ocho horas y el cese del empleo de niños en actividades laborales. Es sorprendente que tras la consecución de ambos derechos, la unión europea, en manos de un liberalismo atroz, quiera ahora instaurar las jornadas laborales de 65 horas semanales, aprovecharse de la falta de experiencia de los jóvenes con contratos basura o explotar a los inmigrantes…

Evidentemente, el socialismo actual lucha contra esas situaciones – se apresuró a aclarar Manuel – Por lo tanto, un nuevo motivo para explicar la necesariedad del socialismo en estos tiempos inciertos, en los que el escenario mundial está destrozando la situación económica de los más desfavorecidos.

Sí, la historia se repite. Cuando la condición no beligerante de España durante la Primera Guerra Mundial, iniciada en 1914, hizo posible un cierto desarrollo económico que permitió amasar importantes fortunas a determinados sectores de la burguesía, los trabajadores sufrían las consecuencias de una tremenda subida de precios, que disminuía por días la capacidad adquisitiva de sus salarios. El malestar ante esta situación, junto a la creciente demanda de libertades más efectivas planteada por amplios sectores de la población, crearon un ambiente de movilización social a favor de un cambio político, a cuyo frente se pusieron el PSOE y la UGT. Parece que está llegando el momento de volver a esa situación y reclamar lo que entonces fue reprimido. El modelo del capitalismo liberal está agotado y por supuesto, los trabajadores y trabajadoras necesitan una alternativa que proporcione una vida digna y una ocupación saludable.

Ambos dirigentes se miraron con complicidad y comprendieron que la agradable charla estaba llegando a su fin. Comentaron la nueva victoria socialista en las elecciones de 2004 y 2008 con un José Luis Rodríguez Zapatero al frente del liderazgo socialista, las ley de igualdad, el pacto de Toledo, la reforma de la ley del divorcio, el matrimonio homosexual, la lucha por la sanidad privada, la ley de dependencia, los permisos de paternidad, la conciliación…

Igualdad, solidadriad y justicia. Eso lo resume todo – dijo Pablo Iglesias mientras comenzaba a levantarse, mientras se colocaba su bufanda y abrochaba su chaqueta de pana – Comenzábamos esta charla con tus dudas sobre si los valores que forjaron este partido hace 130 años aun estaban vigentes y ahí tienes la respuesta. Sólo en un mundo de personas libres, iguales y justos tendría sentido que el partido socialista desapareciera. Esperemos que pronto podamos vivirlo juntos, pero hasta que ese día llegue, sigamos luchando con tesón para conseguirlo ¿de acuerdo?

Ese es mi compromiso – afirmó seguro Manuel Chaves dando un fuerte apretón de manos y un abrazo a su histórico compañero.

Pablo retomó su paso hacia la puerta, deteniéndose unos segundos para observar, seguramente por última vez, las paredes de Casa Labra, una taberna llena de historia que evidentemente ahora era distinta. Es el aroma de la evolución y la adaptación a las nuevas expectativas sociales lo que le han hecho adaptarse. Pese a dicha adaptación, sigue ofreciendo el mejor bacalao de la ciudad, se siguen tirando unas fabulosas cervezas, y guarda el mejor ambiente para una charla amigable y enriquecedora, esa esencia sigue impregnándolo todo. Y esperemos que por muchos años.

Por cierto – dijo Pablo antes de marcharse – déle las gracias a Alfonso Guerra por desenterrar de los jardines de Cecilio Rodríguez del Parque del Retiro, la cabeza de mi estatua que dinamitaron los franquistas. Sé que ahora preside la entrada de la sede de la que fue mi casa y ahora es la casa de todos los y las socialistas en la calle Ferraz de Madrid. Algo que nunca entedieron ciertas corrientes de pensamiento es que nunca la dinamita será capaz de hacer desaparecer las ideas.

Manuel Chaves, algo emocionado por tan sabia reflexión y cargado de esperanzas y ánimo para insuflar de nuevo la ilusión y la energía entre la ciudadanía, sólo acertó a unir ocho palabras. 

Créame que lo haré. Muchas gracias por todo.

(*) Post dedicado a todas aquellas personas que con ilusión, esfuerzo y mucho trabajo dignifican la clase política, independientemente del partido escogido para ayudar a una mejora de la vida de la ciudadanía. Que los casos de corrupción no dañen ni empañen la ardua tarea que la mayoría de nuestros representantes en las instituciones públicas ejercen. Sin una clase política saneada, transparente y confiable, la sociedad está sentenciada. Todos y todas debemos luchar para que desaparezcan quienes manchan tan digna profesión.

Anuncios

Entry filed under: Otras cosas simples.

Semana estratégica La estrategia del amor II

4 comentarios Add your own

  • 1. Paco  |  11 febrero 2009 en 8:35 am

    amén¡¡¡¡¡¡¡¡

  • 2. Pau  |  11 febrero 2009 en 11:18 am

    Muy bueno, sí señor!!!
    Lástima que tan nobles, altos y loables valores se hayan quedado en un papel encerrado en una hurna de cristal.
    Hay que exigir a la clase política acción en base a los valores que les han hecho quiénes son y lo que son. Han malentendido el poder que se les ha otorgado y a nosotros, el pueblo, no nos sirven como dirigentes de nuestra sociedad.

    La política se ha convertido en una pelea de patio de colegio, y pocos son capaces de valorar la responsabilidad que tienen con el pueblo que les ha elegido. La mayoría han perdido de vista la vocación de servicio que deben tener con la sociedad que les ha levado dónde están.
    Lo que el gobierno ha hecho para el pueblo, es mucho e importante, es cierto, pero no han sabido hacerlo popular o no lo han sabido explicar.
    Debemos seguir exigiendo y luchando por recuperar esa vocación de políticos leales al pueblo y que dejen de lado los oscuros deseos de asaltar el poder a cualquier precio.
    Libertad, igualda y justicia!!!!!

  • 3. Domingo  |  11 febrero 2009 en 12:44 pm

    Excelente entrada. Me ha encantado. Dedicarse a la política es una tarea muy digna y sacrificada. Se requiere mucho tesón, trabajo y vocación de servicio a los demás.
    Entre los políticos hay personas corruptas que se intentan aprovechar e intentan sacar provecho personal al igual que las hay entre los banqueros, los jueces, los abogados, los periodistas… y en todos los ámbitos.
    En política quizás es más grave, por ser representantes elegidos democráticamente por todos los ciudadanos y porque tienen que manejar el dinero público que es el dinero de todos nosotros, por eso hay que luchar contra esta lacra, perserguirlos, expulsarlos y hacerlos que paguen por ello, pero no generalicemos, la mayoría de los políticos trabajan por mejorar la vida de todos y cada uno de nosotros.

    Gracias por poner tu granito de arena para dignificar la política tan vilipendiada hoy en día.

    Un abrazo.

  • 4. Ana María  |  11 febrero 2009 en 5:43 pm

    Gracias Rubén por un post tan bien estructurado.

    Yo soy votante del partido popular, pero me siento totalmente de acuerdo con todo lo que comentas en este post, ya que la lucha por la igualdad, la justicia y la libertad deberían estar presentes en los pilares de cualquier partido político.

    Gracias por esta dosis de optimismo y de ese apoyo al sector político.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

febrero 2009
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: