Desde carabanchel

18 febrero 2009 at 12:00 am 10 comentarios

Pues sí, yo también nací en Carabanchel.

Parece que está de moda el ser de barrio. Reivindicar esa naturaleza de suburbio o de barriada obrera para potenciar los valores de la persona “hecha a si misma”.El mostrarle al mundo que aun habiendo vivido en un ambiente difícil u hostil, has sido capaz de superar con creces las barreras sociales y conquistado el lugar que la sociedad tradicionalista y clasista te negaba. Parece increíble que ahora todo el mundo quiera haber pertenecido a un barrio obrero. Algo de lo que hace años renegaban y ahora lo venden como si de un trofeo se tratase. Hechos a si mismos… ¡Qué gran mentira! Nunca he creído en eso, porque nunca he considerando que el ser humano se haga a si mismo y es ahí donde entra la importancia del barrio. 

Ser de barrio, que no barriobajero, significa muchas cosas. Significa que todo el mundo te conociera por la calle, que el panadero supiera tu nombre y el encargo que habías ido a buscar. Ser de barrio significa ser solidario con las personas que te han rodeado durante toda la vida, aunque ahora pasados los años, unos ocupen puestos de relevancia y sean importantes de cara a la sociedad y otros simplemente sean las personas más importantes en sus casas y lleven una vida humilde. Ser de barrio significa sentirte querido en alguna parte del mundo y significa saber que nunca te faltará alguien con quien charlar. Ser de barrio es tener un pasado lleno de anécdotas divertidas mientras jugabas entre escombros u obras cercanas (no entiendo cómo hemos llegado vivos hasta ahora)

Parece mentira que los valores tradicionales acarreados al barrio ahora poco a poco se vayan diluyendo. Ya no significa incultura, falta de modales, agresividad o miedo (y te aseguro que a veces se pasaba miedo cuando te tocaba “cobrar” a manos de alguno de los duros del cole) Ser de barrio ya no es pobreza o incorrección, ya no. Ahora incluso las grandes compañías en su búsqueda de valores, se han fijado en las personas de barrio en busca de los profesionales valientes, emprendedores, humildes, humanitarios…

Carabanchel en los ochenta y en los noventa tenía una cruz y muchas caras, tenía una cárcel en la que parecía que todos estábamos dentro cuando salías del barrio y una riqueza humana de todas y cada una de las personas que formaba su comunidad. Eso es algo que nunca ha entendido alguien que no sea realmente de barrio. Nosotros nos hemos criado con personas. Cada uno con una situación distinta, casi todas difíciles, pero un barrio sobre todo, se basa en la relación entre personas y en el sentimiento de pertenencia que nos hace estar orgullosos de nuestras raíces. 

Ahora las empresas ya no sólo buscan lo anteriormente citado, si no que además, se mueren por retener a los profesionales y crear en ellos el “sentimiento de pertenencia” y cómo conseguir crear en las mentes de los trabajadores, esa nostalgia de saber que no hay lugar como tu barrio, como tu empresa, en la que estás en familia y en la que tus problemas siempre son menos. Ese lugar, tu barrio, tu empresa, en la que te puedes desarrollar u en la que “los mayores” siempre están vigilando y cuidan que ningún daño externo te haga sufrir (ya estaban ellos para quitarte las pistas o el campo de fútbol) Trabajadores y trabajadoras que sientas su empresa como algo propio y se conviertan en sus mejores agentes de ventas y productos de márketing… como si de tu barrio se tratase.

Es cierto que a la mayoría no nos gusta “ser de barrio” si no “ser de nuestro barrio”. Un carabanchelero tendrá cierto respeto por identidad con alguien de Moratalaz o de Vallecas, pero si se siente orgulloso es de ser de Carabanchel. Con su parque de las cruces, su avenida de los poblados, su colonia de la prensa, la zona de aluche, campamento, Rosendo y La excepción, Manolito gafotas y Juan Luis Cano (la mitad de gomaespuma)… Puede que no hayas conocido nunca a alguien que si descubres que es de carabanchel, ya pasa a tener un lugar preferente. Ese es el sentimiento de pertenencia y solidaridad que el ser de barrio conlleva.

Entiendo que para una organización este espíritu sea muy goloso. Que los trabajadores sientan y vivan los colores corporativos, que defiendan y se enorgullezcan de sus acciones y protejan a quienes forman parte de la compañía. La persona no está orgullosa de pertenecer a un sector, está orgullosa de pertenecer a esa compañía… ¿Pero cómo podemos conseguirlo? 

Creo que no tengo una explicación sólida y científicamente probada de ello, pero intentaré recordar algunos puntos fundamentales del barrio, quizá encontremos algunas razones válidas.

1º En un barrio todos nos conocemos

2º En el barrio tus mayores te protegen

3º Es ley natural que te sientas obligado a ayudar a quien sea de tu barrio

4º Descubres junto con tu gente y compartes

5º Ante la falta de medios, creatividad

6º Para evitar problemas y malos entendidos, comunicación

7º La critica externa ayuda a querer “vender” lo bueno de tu barrio

8º Eres libre para irte, pero serás tú quien decida volver 

9º La grandeza se basa en la interrelación humana

10º Los golpes, magulladuras y brechas siempre se llevaban mejor con un buen bocata y unas risas.

Pues sí, yo soy de barrio y por ello estoy agradecido. No sé si soy más humilde, más solidario, más emprendedor o más trabajador. No sé si soy más creativo, más cercano, más generoso, o si apuesto más por el trabajo en equipo. Y tampoco sé si soy más duro, más valiente ni más flexible…simplemente sé que soy de Carabanchel y por todo lo que ello lleva implícito, estoy agradecido. 

Anuncios

Entry filed under: Otras cosas simples.

La fuerza de una estrella Rapidez estratégica

10 comentarios Add your own

  • 1. Pau  |  18 febrero 2009 en 2:33 pm

    Ser de barrio es guay, cada uno del suyo, eso sí, que nos llevamos bien, pero el mío es el mejor.
    En las empresas tiene la mala costumbre de “eliminar” al abuelo Olegario, el que estaba siempre sentadito en su banco y parecía que no estaba en este mundo, pero si algo ocurría en su radio de acción, él acudía a socorrer, a reprender, o a controlar que todo estuviera en orden. Era el que más sabía del barrio, y el que si te pillaba por banda te contaba batallitas.
    En las empresas los relegan a una jubilación anticipada o a un puesto dónde no molesten mucho.
    Una lástima, estos son los que más saben de como funciona el negocio, y sus batallitas pueden aportar mucha experiencia y sabiduría.
    Viva el barrio, pero sobretodo el mío !!!!

  • 2. rubenturienzo  |  18 febrero 2009 en 6:40 pm

    Cuánta razón señor Pau!!

    Espero que con este movimiento que estamos viviendo todo cambie… para mejor.

  • 3. eva lucas  |  19 febrero 2009 en 11:15 am

    Y los que somos de pueblo y no de barrio, qué? jejeje

  • 4. rubenturienzo  |  19 febrero 2009 en 12:05 pm

    Gracias Eva

    Si te parece bien, te animo a que nos digas tú en qué crees que eso toma valor. Seguro que hay mil detalles positivos y a tener en cuenta 🙂

    Un beso

  • 5. eva lucas  |  19 febrero 2009 en 12:36 pm

    Ser de pueblo te hace apreciar las pequeñas cosas que te rodean, pero también te puede hacer odiarlas. Cuando eres de pueblo puedes sentir unas ganas inmensas de volar a la ciudad, de conocer lo que hay más allá. Lo urbano atrae extraordinariamente.
    Un pueblo es como un barrio en muchas cosas, pero la diferencia que me viene a la mente es que cuando eres de pueblo tus vecinos son tu familia (literalmente o como símil) y están siempre ahí, para lo bueno y lo malo… Nada de lo que hagas podrá escapar a su control/supervisión.
    A mí me gusta ser de pueblo. Incluso me encanta ser de los pueblos de mis padres. Me encanta decir eso de: “me voy al pueblo”. Y es una contradicción, ya que yo soy de las que sienten esa extraña, extraordinaria e irremediable atracción por lo urbano, por lo desconocido.
    Dentro de nada voy a poder descubrir qué significa ser de barrio. La Latina me espera!! 🙂

  • 6. rubenturienzo  |  19 febrero 2009 en 12:45 pm

    Gracias Eva,

    Yo la verdad es que sólo me considero de pueblo una vez al año y es cuando toda mi familia se reúne para celebrar “la castañá” en un pueblo de Badajoz.

    La Latina te espera 🙂

  • 7. Macarena  |  19 febrero 2009 en 3:06 pm

    En estos últimos años, he aprendido algo nuevo, todavía existe la solidaridad, y lo pude comprobar y sobre todo aprender, simplemente observando a las entidades del Polígono San Pablo, y a sus vecinos. Son un claro ejemplo, de esto que yo describo. Verlos como se vuelcan unos con otros en los momentos difíciles, como se ayudan sin pedir nada a cambio, con la simple voluntad de tender una mano a su vecino para que le sirva de apoyo. Así es nuestro barrio; Y digo nuestro barrio, porque es así como lo yo lo siento porque aunque no viva en él, en el tiempo que me llevé trabajando en el Distrito San Pablo, me han acogieron tan bien en éste barrio que ya me siento uno más de ellos y ellas. Hasta me brindaron la oportunidad de ver realizado un sueño que tenía desde pequeña…ser estrella de la ilusión de la Cabalgata de Los Reyes Magos, y éste barrio me hizo el mejor de los regalos ser su estrella, la Estrella de la Ilusión de San Pablo. Siempre tendré una deuda con ellos.

  • 8. rubenturienzo  |  19 febrero 2009 en 3:13 pm

    Gracias Macarena

    La verdad es que lo que cuentas es en esencia, una prueba más de lo importante que es el sentimiento de barrio.

    Gracias por compartirlo 🙂

    Un beso

  • 9. Montse  |  23 febrero 2009 en 5:31 pm

    Interesante entrada en tu blog Rubén…
    Carabanchel fué el primer barrio que conocí de Madrid cuando vine a vivir aquí y comparto completamente lo que dices, también las anotaciones de Eva sobre “ser de pueblo”.
    Un beso fuerte.-

  • 10. rubenturienzo  |  23 febrero 2009 en 5:33 pm

    Gracias Montse

    Espero verte por aquí más a menudo y que podamos disfrutar de tus experiencias 🙂

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

febrero 2009
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: