Cara a la pared

29 abril 2009 at 5:09 pm 2 comentarios

 

¿Te imaginas que cuando estabas en el colegio y te ponían de cara a la pared en clase tras haber hecho alguna trastada, realmente hubieses aprovechado para meditar? Seguramente habrías encontrado de hacer mejor las cosas, o al menos hubieses encontrado la fórmula para que no te pillaran.

Pues bien, ese es el primer error fundamental que cometemos cuando hablamos de la palabra meditar. En occidente, creemos que el planear o la búsqueda de comprensión de las cosas es meditar, pero ¿acaso realmente la meditación nos ayudaría a relajarnos si realmente la utilizásemos así? Muchas son las ocasiones en las que te vas con mil cosas o una muy importante dándote vueltas en la cabeza a la cama y no puedes descansar ¿no?

Pues de eso quiero hablaros hoy, de una herramienta básica pero poco aprovechada, la meditación. Y concretamente de una técnica o proceso que nos ayudará a meditar mejor. Pero que no se alarme nadie, que no me he vuelto místico ni llevo una túnica de colores pastel. Simplemente quiero que entiendas que todo lo que aquí escribo son herramientas para mejorar y si el otro día hablaba de algo netamente técnico como los mapas mentales, o la rueda de la vida o el PI, hoy quiero hacer una pequeña reflexión y recuerdo hacia el comienzo de todo proceso. El autoconocimiento y la meditación.

Según el concepto oriental de la meditación, ésta nos servirá para dejar la cabeza en blanco, en darle paz y oxígeno al cerebro para posteriormente estar mucho más activo, sereno y preparado. Así que desde ahora, intentemos dedicarle un pequeño tiempo de nuestras semanas a darle un capricho a nuestro revuelto cerebro y meditemos un poco, pero meditemos desde éste punto de vista (desde la planificación ya lo veremos técnicas de optimización).

Meditar por unos minutos al día puede por tanto, ayudar a reducir el estrés y además puede ampliar tu visión de la vida. Existen tantos métodos de meditación como instructores en el mundo. Si lo que necesitas es un manual básico y universal, aquí hay un método para empezar.

Pasos:

1. Crea un ambiente tranquilo y relajante. Apaga la televisión y cualquier otro aparato que pueda hacer ruido. La música suave puede venir bien, pero no es necesaria. Asegúrate que hayas apagado tu teléfono móvil.

2. Siéntate en una silla o sobre un almohadón.No tienes que doblar las piernas para ponerte en la posición de loto o en alguna posición inusual, pero puedes hacerlo si es confortable para ti.

3. Cierra tus ojos o encuentra algo tranquilo que puedas mirar. Es posible que desees usar una pequeña vela para esto.

4. Cuida de estar bien sentado, de modo que tu posición te permita respirar con facilidad. Esto ocurrirá naturalmente si tus rodillas están debajo del nivel de tu cintura. No es recomendable tenderse completamente, es posible que quedes dormido al meditar en esta posición.

5. Cuida tu respiración. No intentes cambiar la forma en la que lo estás haciendo. Solo deja que tu atención se centre en como fluye el aire por tu cuerpo. El objetivo de este paso es lograr que tu mente se ponga en blanco gradualmente.

6. Relaja cada músculo de tu cuerpo. No te apresures al hacerlo, toma tiempo relajarse completamente y uno debe hacerlo poco a poco. Empieza por la punta de tus pies y ve subiendo hasta que llegues a tu cabeza.

7. Mentalmente concéntrate en palabras que te agraden y vayan contigo. Si eres una persona visual, en palabras que evoquen imágenes. Si eres una persona auditiva, en palabras que evoquen sonidos. Si eres una persona kinestésica (movimiento), usa palabras que evoquen sentimientos.

8. Repite estas palabras de modo que te animen a lograr lo que deseas. Por ejemplo, repite lo relajado que estás diciendo “Estoy completamente relajado”

9. Visualiza un lugar tranquilo para tí. Este puede ser real o imaginario. Este paso puede reemplazar la repetición de palabras, trabajar juntas o ser omitida si deseas.

Consejos:

Idealmente, se desea alcanzar un estado libre de pensamientos que puedan distraernos, pero esto se alcanza con la práctica. Cuando un pensamiento o idea aparece repentinamente, no trates de bloquearla o eliminarla.

Imagina que estas mirando al cielo y un pájaro cruza tu espacio visual, pero tú no lo sigues con la vista, simplemente dejas que pase y sigues mirando al cielo.Haz lo mismo con tus pensamientos.

Puedes meditar en cualquier momento que tengas libre. Inténtalo en el trabajo para una rápida reducción de estrés.

La mayor parte de las personas se sienten bien cerrando los ojos, pero algunas prefieren mirar a una vela o algo similar. También puedes dejar que tus ojos descansen naturalmente con tu cabeza apoyada en algún lugar suave y a un ángulo confortable

Cuando medites, intenta no pensar en que no estás diciendo nada. Evita hablar contigo. Esto puede ser más difícil de lo que aparenta pero se hace más fácil a medida que uno adquiere práctica. Hay mucha verdad en el silencio. Cuando camines pon atención en lo que te rodea. Esto ayuda a calmar la mente y ayuda a detener la charla interna de la mente.

Meditación = Relajación total + Estado de alerta

Los niños pueden meditar con una facilidad extrema, pero solamente si entienden lo que están haciendo.

Una vez que hayas aprendido a meditar, puedes caer en estado de meditación en pocos segundos, lo cual es muy útil.

Toma un retiro para meditar por algunos pocos días. Una vez que sientas que estás meditando, sentirás mucho mejor como esto puede aplicarse a tu vida.

La meditación puede ser muy útil si tienes problemas para dormir. Mientras estés echado en tu cama, sigue estos pasos y elimina toda ansiedad relacionada a quedarte dormido. Antes que te des cuenta, ¡ya será mañana!

La meditación es el mejor método para desarrollar tus habilidades psíquicas. Pon atención en como puedes desarrollar tu intuición primero pues este es el principio básico para desarrollar tus habilidades.

Respira siempre por la nariz, para dentro y para fuera.

Advertencias:

No intentes largas sesiones de meditación cuando estés empezando pues puede agotarte. Unos pocos minutos son suficientes al principio.

No esperes resultados inmediatos. El propósito de una buena meditación no es convertirte en un maestro Zen de la noche a la mañana. La meditación funciona mejor si se realiza por solo el hecho de meditar y no por el resultado.

Cosas que necesitará:

Un cuarto libre de distracciones.

Un lugar confortable donde sentarse.

Tranquilidad absoluta.

Una vela y un incienso

No debes prender incienso en un lugar pequeño porque no podrá esparcirse y quedará dentro del cuarto, dificultando la respiración.

Medita unos minutos al día… después pasemos a la acción y planea con más soltura, eficacia y acierto.

Anuncios

Entry filed under: Otras cosas simples.

Creatividad al poder Sueños estrategicos

2 comentarios Add your own

  • 1. Leticia  |  29 abril 2009 en 10:37 pm

    Querido Rubén.

    Precisamente la semana pasada tuve una reflexión parecida cuando llegué por carambola a tomar un cafe a un lugar donde de repente un paisaje verde y en el horizonte el mar y una tranquilidad total, sin ruido, sin gente, sin coches , nos dejó a mi amiga y a mi en una situación donde ninguna articuló palabra, disfrutando del SILENCIO. Entonces me di cuenta de que realmente la dinamica de mi trabajo me estaba llevando a un ritmo demasiado frenético y que de vez en cuando hay que medidar o encontrar un entornos sin saturación acústica, echar el freno , reordenar ideas y saber , por ejemplo, si efectivamente estás inivirtiendo tu tiempo en el objetivo que te has marcado.

    Creo que nunca había comentado un post tuyo, este me ha parecido un buen momento para hacerlo.

    Un abrazo Turi.

  • 2. José Antonio  |  2 mayo 2009 en 2:05 pm

    Hola Rubén,

    Completamente de acuerdo contigo en los beneficios de la meditación, aunque los pasos que recomiendas se quedan en la relajación, éstos son necesarios para mantener la mente en calma y entonces meditar…
    Como bien dices hay muchos tipos de meditación, los más usuales son aquellos que utilizan una deidad como ejemplo, pero yo he encontrado una más práctica para la vida occidental: el Zazen, te invito a que leas el siguiente link. El zazen me sirve para autoevaluarme desde la objetividad y me ayuda a ser cada día mejor persona, además de aportarme serenidad, paz interior, sensibilidad…

    Muchas gracias por tus notas, me gustan mucho.
    Un fuerte abrazo,
    José Antonio

    http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/ZAZEN.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

abril 2009
L M X J V S D
« Mar   May »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: