Si fuese político

15 junio 2009 at 12:00 am 16 comentarios

La política está en nuestras vidas, es un hecho. Lo que podemos o no podemos hacer lo rigen los políticos. Tienen en su mano incentivar o castigar ciertas actitudes o acciones y por supuesto, tienen la obligación de acercar, comunicar y regir con transparencia y por el bien comunitario. 

Estas pasadas elecciones europeas, así como los resultados de algunas zonas de España me han dejado un poco perplejo. Ahora es tiempo de preguntarse desde unas filas el por qué de la falta de ilusión de los votantes y desde las filas enfrentadas, el porqué no han sido capaces de rentabilizar el panorama nacional con solvencia. Un partido y otro siempre mirándose el ombligo y dando por buenos unos resultados que son, desde mi humilde opinión malos para ambos. Malos, en definitiva, para todos y todas.

Porque no se trata de un partido de fútbol en el que tras el pitido final se mira al marcador y se festeja o no el resultado. Tras el pitido final, es cuando toca sudar la camiseta. Toca ponerse a trabajar. ¿Qué imagen se transmite si nuestros políticos siguen proyectando ese espíritu de dejadez y de aletargamiento social? 

Creo que nos merecemos una reflexión global. Creo que nos merecemos una nueva política.

Pero son muchas las personas que critican, patalean y ponen el grito en el cielo contra los políticos y políticas de este país sin aportar su visión. Esa no es mi intención. Mi intención, para empezar la semana, es decir abiertamente los diez puntos fundamentales que yo intentaría seguir si fuese político. Seguro que muchas personas estarán a favor, otras en contra y algunas pensarán que es una utopía… Esto es la política.

1. Siempre trabajaría por un objetivo claro y bien comunicado. De esa manera toda persona estaría informada de mis intenciones reales y por lo tanto, podrían escoger entre apoyarme o no. Siendo realistas, seguramente ilusionando, pero NUNCA mintiendo. La realidad de nuestro objetivo debería ser, sin duda, una de nuestras mayores fortalezas. No se trata de llegar al poder, se trata de conseguir un objetivo positivo para todos y todas.

2. Nunca aceptaría ir en una lista integrada por personas que no tengan las manos limpias. Ya está bien de esta permisividad partidista de protegerse y de hacer del corporativismo político un refugio para la mentira, el robo o la corrupción. Ni una sola manzana podrida en mi cesto. Si en el derecho penal existe la figura del cómplice, en política lo son todas aquellas personas que conocen un hecho delictivo y lo ocultan para no perder un rédito electoral.

3. Nunca aceptaría la mediocridad. Ni listas, ni familias, ni cuotas. No hay excusa para introducir a personas mediocres dentro de una lista electoral o un equipo de trabajo. Cada puesto, cada responsabilidad, debe estar ocupada por una persona capaz, hábil y efectiva. El dinero público es demasiado valioso para ser gestionado por personas que hacen de la mediocridad bandera.

4. No basaría nunca ni mi campaña electoral, ni mi política, en el miedo. Hay mucho por hacer, muchas ideas por alcanzar y muchos derechos sociales por conquistar. Ilusión, optimismo, trabajo, planes de acción… ¿Porqué seguir transmitiendo odio y rencor? Debemos seguir trabajando en positivo para obtener un cambio constante y progresista, no insultar, denigrar o amedrentar a la ciudadanía. Si seguimos llenando nuestro discurso con esas ideas, estaremos incentivando a que se pierda la confianza en la política.

5. Daría siempre la cara. Grandes despachos en grandes edificios y coches con las lunas tintadas. Eso es lo que percibe quien nos ha votado y quien no. Siempre la culpa es de otra persona, siempre hay un estudio que nos apoya, siempre hay una razón superior que nadie entiende. Es hora de dar la cara, de comunicar, de explicar la situación concreta y dar soluciones. No podemos seguir escondiendo nuestras vergüenzas o errores. Si fuese político tendría claro que hay que tener coraje y afrontar los problemas dando la cara. Seguramente la ciudadanía me entendería…si me dignara a hablar con ella.

6. Viviría en el hoy. El pasado me serviría para reforzar mi trayectoria, pero nunca como arma arrojadiza. El futuro para diseñar los objetivos a conquistar, pero nunca como zanahoria. Es en el hoy en el día en el que me levantaría cada mañana. Trabajando por los problemas reales y gestionando la realidad presente. Ya está bien de anclarnos constantemente en el pasado o instalarnos en un futuro que nunca termina de llegar. Recuerdo pasado e ilusión futura sí, pero la acción centrada en el hoy.

7. Motivaría, desarrollaría y potenciaría a mi equipo de trabajo. Rodearse de mediocres no hace que parezcas brillante. Rodearte de personas brillantes sí puede hacer que tus carencias sean solventadas. Hay que crear más líderes y no más seguidores (Ralph Nader) Hay que trabajar para que siempre pueda haber sustitución a tu persona. No podemos perder tiempo, el cambio debe estar preparado.

8. Tendría clara mi fecha de salida. Todo proyecto tiene que estar establecido en el tiempo. Así lo he aprendido yo. Una fecha que te debe motivar para alcanzar todo lo propuesto. Si no hay fecha, todo se diluye en palabras vacías. El apego al sillón y la titulitis reinante debe terminarse de una vez. Yo sabría cual es mi contrato con la ciudadanía y como todo contrato… tiene un plazo de finalización fijado.

9. Trabajaría para todos y todas. Cuando una persona alcanza el poder no lo hace para sus votantes, lo hace para la sociedad. Tu perfil político, tus creencias y valores y tu proyecto han sido comunicados y elegidos y por lo tanto, ha llegado la hora de cumplirlos. Pero eso nunca puede suponer el destruir a quienes no te han votado. La responsabilidad del poder es fortalecer la sociedad, las instituciones y las relaciones y servicios sociales. Nosotros somos temporales, la sociedad no.

10. Trabajaría para formar a la sociedad. Hay que dar instrumentos y herramientas reales y no crear necesidades. Agilizar trámites burocráticos, atender a la ciudadanía, escuchar a la sociedad…

Podría seguir escribiendo toda la mañana, pero como todo el mundo sabe, aunque trabaje con políticos nunca escribo en el blog para apoyar una idea u otra. Yo soy socialista, pero eso no conlleva que todo lo que haga el PSOE me guste. Yo soy progresista y eso no quiere decir que tenga que demonizar toda corriente ideológica que no sea la mía. Yo quiero una política seria, efectiva, resolutiva y unos políticos y políticas que hagan cada día de la sociedad en la que vivo y del mundo en general un lugar mejor para vivir.

Si yo fuese político trabajaría cada día para cumplir con todo este ideario… Si yo fuese político no permitiría que se siguiese vapuleando la imagen del cargo público… Si yo fuese político acercaría el lenguaje y los conceptos para que todos y todas lo comprendan…

No soy político y no está en mis planes serlo, porque si yo lo fuese trabajaría por recuperar la dignidad perdida. Sé que hay muchas personas dedicadas a la política que suscribirían todo lo anterior, sé que son una mayoría las que cada día hacen todo lo posible, sé incluso que muchas personas lloran de impotencia y de rabia cuando se enfrentan a estructuras o a ciertas actitudes… Quizá ha llegado el momento de reivindicar el cambio necesario, de luchar por enderezar algo que nunca se debió torcer… En mí encontraréis un aliado, porque por si no te habías dado cuenta ya somos seres políticos.

Feliz semana

Anuncios

Entry filed under: Otras cosas simples.

Estrategia personal: Pastillas. La esencia púrpura

16 comentarios Add your own

  • 1. Victor  |  15 junio 2009 en 12:15 am

    Considero extraordinarias tus reflexiones Rubén. Me pregunto si los partidos políticos son el mejor mecanismo para articular una democracia. Si no sería mejor la única posibilidad de votar candidaturas independientes. Si los partidos políticos no se habrán convertido en empresas que necesitan comerciar para sobrevivir. Y si la supervivencia es, ahora, la razón de ser de nuestros partidos políticos.
    A lo que tu escribes añadiría que me gustaría que los políticos presentaran su proyecto de España, de Europa y de mundo. Que consensuaran ese proyecto con las fuerzas sociales (eso recoge a las comunidades de vecinos) y todos, todos, nos pusiéramos a trabajar para conseguirlo.

    Un abrazo.

  • 2. rubenturienzo  |  15 junio 2009 en 12:20 am

    Gracias Victor,

    La verdad es que hay últimamente una tendencia masiva a criticar a los partidos y a los políticos en general. Creo que la evolución debe llegar a ellos también. Por ejemplo, sería ideal que las agrupaciones sirvieran para transmitir la voz de los vecinos y vecinas a la organización y no sólo que se conviertan en un número de delegados y votos para ganar un congreso…

    Debemos comenzar a reflexionar de verdad y no tirar balones fuera sobre si el aborto es un tema de campaña o no… vamos, es mi humilde opinión.

  • 3. Juanjo López  |  15 junio 2009 en 12:58 am

    Te felicito por este “Código de buen político” (o del político del siglo XXI). Me gusta…y te lo copio .. 🙂

    Comparto contigo la idea que lanzas sobre las agrupaciones. Muchos militantes socialistas quieren sentirse útiles. Quieren desarrollarse. Estan en política porque piensan cambiar el mundo actuando en su barrio. Aprovechemos eso.

    El militante de base es nuestro portavoz, pero tambien nuestro termómetro en los barrios y ciudades. Tomemos las ideas de la calle. Socialismo ciudadano.

    Un abrazo Rubén.

  • 4. rubenturienzo  |  15 junio 2009 en 1:04 am

    Gracias Juanjo,

    Evidentemente esto es sólo una muestra de elementos que debemos comenzar a reflexionar seriamente para recuperar el apoyo y la ilusión. Basta del “y tú más”, basta del “que vienen los indios” La política es otra cosa, o debería serlo.

    Respecto a lo de los militantes, a mi me gusta más el término activista. Un militante que sólo paga su cuota y no se preocupa de activar la red política (en todas direcciones) es tan inútil como un partido que no escucha a quienes quieren trabajar como portavoces de la ciudadanía.

  • 5. Eva Lucas  |  15 junio 2009 en 1:12 am

    Rubén, sabes que apoyo con todo mi espíritu progresista tu blog de hoy.

    Yo tampoco me oculto y creo que si todas y todos los que pensamos así levantáramos la barbilla y fuéramos capaces de decir abiertamente lo que sentimos, la cosa cambiaría.

    La gente necesita volver a confiar.

    YO QUIERO VOLVER A CONFIAR.

    gracias.

  • 6. rubenturienzo  |  15 junio 2009 en 1:22 am

    Gracias a ti.

    Esa confianza de la que hablas está ahí. Esa luz que necesitamos vive en muchas personas que trabajan cada día. Pero no podemos seguir dejando que algunas personas tapen o eclipsen el brillo. Debemos iluminar si cabe con más fuerza.

    Iluminemos hasta cegar a quienes intentan convertir la política en oscuridad, sectarismo y apatía. No podrán con la ilusión.

  • 7. Fran  |  15 junio 2009 en 3:09 pm

    Magnifica entrada, la he linkado en mi blog, espero que no te importe.

    Ya sabes que yo soy de los que piensa que si algo no te gusta hay que cambiarlo y para ello lo mejor es estar dentro…

    Feliz semana.

  • 8. rubenturienzo  |  15 junio 2009 en 3:32 pm

    Gracias Fran, ya sabes que no sólo no hay problema, sino que evidentemente me siento halagado.

    Un abrazo enorme.

  • 9. Mihail Garcia  |  15 junio 2009 en 9:07 pm

    Muy buen articulo Ruben, lograste hacer una radiografia del sistema Politico no solo de tu país, sino del sistema politico mundial.

  • 10. rubenturienzo  |  15 junio 2009 en 9:25 pm

    Gracias Mihail,

    La verdad es que tu mensaje me entristece porque espero que esa radiografía esté equivocada. Quiero creer que este pensamiento es sólo un síntoma del cambio, un precursor de una acción en la que realmente decidamos ponernos en marcha…

    Lo pensaré…

  • 11. CESAR AGUERO, Rep. Dominicana.  |  16 junio 2009 en 1:28 am

    A la verdad que este espacio se esta convirtiendo en mi vida como una guía, lo habro cada día, como para nutrirme, ampliar mi conocimiento, para guiarme y pensar en grande, gracias Profesor, por poner a nuestro alcance sus pensamientos e ideas tan innovadora, quiero que sepa que lo sigo diario, y reflexiono en lo que dice, me gustó bastante este ultimo escrito y su manera de pensar de cómo debe ser un Político, tratare de llevarme de ese código, y gracias por todo.

    Su alumno de Republica Dominicana, el de la Maleta, Cesar Aguero

  • 12. rubenturienzo  |  16 junio 2009 en 10:31 am

    Gracias César,

    La verdad es que os guardo e un grato recuerdo. No sé cuando viene un grupo nuevo, pero estaré encantado intentadno que Rep. Dominicana siga teniendo una política de calidad.

    Espero que todo vaya bien.

    🙂

  • 13. Pau  |  17 junio 2009 en 12:43 pm

    Amén!!!! Me parece fantástico tu planteamiento, y tus propuestas válidas y realizables.
    Lo que no sé es en qué punto nuestra política perdió su esencia y su rumbo, dónde se han escondido los políticos que sí tenemos, pero que no veo por ninguna parte??
    Apuesto por el cambio, las bases arriba, y por la retirada de las vieja glorias, gente con empuje y con ganas de hacerlo bien, no de quedar bien. Que no tengan miedo de proponer y de hacer avanzar al país.
    Creo en la política, en los políticos que quieren y trabajan para el pueblo que les ha votado, o no, en la construcción de un proyecto de futuro.
    No creo en el discurso faltón, ni en el que mete la mano en la caja, ni en la descalificación.

  • 14. rubenturienzo  |  17 junio 2009 en 12:46 pm

    Gracias Pau,

    Ya te echaba de menos 😉

  • 15. María  |  17 junio 2009 en 7:18 pm

    Excelente!!!, una pena que no tengas pensado hacerte politico, votaria por ti o por cualquier persona que tenga tus ideales. Toda mi vida he vivido en democracia y a estas alturas tengo una inmensa decepción de todos los partidos politicios, no creo en ninguno, hace falta gente con manos y conciencias limpias que quieran la evolución de la sociedad, gente que trabaje por el bien común y no para su propio beneficio. Lo que da pena de esta clase politica existente es que no quieren reconocer que ya no tienen credibilidad.

  • 16. rubenturienzo  |  17 junio 2009 en 7:22 pm

    Gracias María

    Lo cierto es que parten de la premisa equivocada de que siempre van a tener que estar ahí y de que la sociedad siempre va a contar con ellos y ellas.

    Tus palabras me halagan 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

junio 2009
L M X J V S D
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: