Crónicas Veraniegas II

10 agosto 2009 at 11:58 am 3 comentarios

verano2

Siempre me han hecho gracia los perroflautas. Entiéndase de aquellas personas que no van con un perro y una flauta porque no tienen trabajo y están en la infraeconomía, sino aquellas otras miles de personas que proclaman los valores de la libertad de acción, del no compromiso, de dejarse llevar por la vida y de sobre todo, arremeter contra las personas que tienen objetivos en sus vidas y trabajan cada día por conseguirlos.

Siempre me ha hecho gracias que la mayoría de esas personas están en una situación en la que no tienen que preocuparse por nada, pues lo tienen resuelto, de momento. Y me recuerda a lo hippies norteamericanos de los años 60. Jóvenes adinerados y de familias bien que vivían gracias a la manutención de sus familias y que años más tarde acabaron dirigiendo sus empresas. Los “eco-yuppies” les llamaron. En los años 80, y como diría mi padre, se les había “quitado la tontería” y eran una pieza más en las grandes aseguradoras, agentes de bolsa y supervisores de grandes cuentas. 

Pero como parece que todo es cíclico, vivimos ahora una época de “perroflautismo” que a ojos de un desintoxicado, es aun más endeble que la vivida en los sesenta. Personas que hablan de “trabajar para vivir” mientras sus familias les pagan la ropa cara y las copas. Personas que hablan de no “preocuparse tanto” cuando tienen su vida resuelta. Personas que se les llena la boca con las palabras “carpe diem” mientras lo hagan en su círculo de confort. Personas en definitiva, que se han rendido a ver pasar los días, mientras creen que esa ha sido su elección. Un día despertarán, se volverán a sus familias y éstas les colocarán de nuevo. Ya dará igual lo que ahora tanto proclaman, “era joven”  dirán, mientras pasean con orgullo sus nuevos puestos directivos.

Pero el “perroflautismo” tiene diferentes vertientes. A mi la que más me divierte es la que en estos días se puede ver en Cádiz (y en Madrid lo sufrimos todo el año en ciertas zonas) Personas que intentan aparentar que su forma de vestir “casual” y que su discurso gastado de la “no preocupación” pueden ocultar la verdad. Su ropa, carísima, su lugar de copas, ni hablamos y su forma de vida, inalcanzable para la mayoría de los mortales.

Dicen “me gustaría tener un velero y perderme por el mundo”… Significa “Tengo tanta pasta como para comprarme un barco y poder dedicarme a navegar sin pegar palo al agua y mientras una cuenta corriente de cifras insultantes me aguarda en el banco del siguiente puerto”

Porque seamos sinceros, ser hippie, o mejor dicho perroflauta, cuesta dinero. Mucho dinero. Y ese dinero no llega del cielo.

Pero ¿Qué tal si le damos la vuelta? ¿Qué pasaría si nos planteásemos realmente ese objetivo y trabajásemos para conseguirlo?

Está bien. Sabemos que el último paso es tener una cuenta corriente que nos permita comprar un barco y navegar por todo el mundo. ¿Cómo podemos conseguirlo si no somos destino de una gran herencia?

Sabemos que lo de navegar por todo el mundo lo podemos conseguir de manera gratuita si ofrecemos servicios de relax o de vacaciones para turistas. Les alquilamos nuestro velero y son estas personas quienes pagan los viajes y con lo que sacamos para ello, podemos navegar a un nuevo puerto. Nos haría falta una página web, y hablar con las agencias de viaje de la zona para intentar conseguir un grupo de diez personas. 

Por otro lado, los costes de mantenimiento de un barco sin amarre fijo nos pueden salir en unos 12.000 euros (sin contar con los gastos de viaje, por supuesto, que los pagarán nuestros pasajeros) Por lo que necesitamos que además, mensualmente guardemos 1.200 euros como media en dichos servicios…

Y ahora lo mejor, el precio del velero. Te puedes gastar lo que quieras gastarte, pero pongamos que empecemos con un velero de  segunda mano y de unos 10 metros de eslora por unos 40.000 euros. 

Con lo cual, ya sabemos que necesitaremos 40.000 euros, una web, relaciones con las agencias de viaje y tener asegurados pasajeros para pagar los gastos de los viajes y los 12.000 euros de mantenimiento. Ahora ya sabemos lo que vale ese sueño. Puesto que ya tenemos controlado eso, sería el momento de luchar por que se convierta en realidad. ¿Dónde conseguirás ese capital? ¿Cómo harás para alcanzarlo todo? o ¿sigues pensando que el velero caerá del cielo?

Si quieres realmente que ese sueño se cumpla es hora de ponerse a trabajar para conseguirlo.

Yo creo en la libertad, en el “carpe diem” y en la no preocupación en exceso. Y la gente que me rodea sabe que yo que me caí en la marmita de la felicidad cuando era pequeño, defenderé siempre el vivir sin complicaciones, ni excesivos compromisos. Pero tomemos en serio la realidad. Sólo con esfuerzo conseguiremos lo que nos proponemos, aunque si además tenemos ingenio, seguramente el esfuerzo será menor.

“amat victoria curam” (la victoria sonríe a quien se prepara)

Anuncios

Entry filed under: Otras cosas simples.

Crónicas veraniegas I Crónicas veraniegas III

3 comentarios Add your own

  • 1. juegos de estrategia online  |  10 agosto 2009 en 1:46 pm

    Tengo un amigo asi, sin objetivos en la vida, que un dia dice que no quiere un trabajo lejano, y otro dia dice que no lo quiere cercano, estan enfermos…. y son felices a su manera, pero no saben lo felices que serian si dieran un paso adelante. saludos buen blog!

  • 2. rubenturienzo  |  10 agosto 2009 en 3:07 pm

    Bueno Julian, yo no diría que están enfermos ni mucho menos, simplemente es una opción de vida que a mi forma de entender es irreal y causante de innumerables episodios de frustración futura, cuando descubren que su ciudad dorada no era sino una entelequia.

  • 3. Pau  |  12 agosto 2009 en 12:21 am

    De verdad, que poco luchadores. Si quieres algo de verdad curratelo, y seguro lo conseguirás. Los hippies, ya lo ves, son como los reyes magos, los de verdad no existen, los de mentira, a patadas y por todas partes, sobre todo en verano.
    Un abrazo compañero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

agosto 2009
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: