Crónicas veraniegas III

11 agosto 2009 at 12:00 am 2 comentarios

verano3
La verdad es que no lo entiendo. Nadie me sabe explicar con exactitud cuando comenzó todo esto, pero si algo tengo claro, es que deberíamos tomar medidas o esto se va al traste. 

Hubo una época en la que la política interesaba a la sociedad, en la que la ciudadanía exigía a sus políticos transparencia, desarrollo y eficiencia. Hubo una época en la que se salía a las calles a protestar incluso contra el propio partido al que ibas a votar. Hubo una época en la que la ciudadanía apostó por encarcelar a los políticos corruptos, así como esclarecer todo hecho delictivo, Pero esa época ya pasó.

Este verano, quizá por tener una par de horas de tranquilidad más de lo habitual, estoy asombrado con la realidad que ahora nos acontece. 

Una realidad en la que cada día esto se parece más a un partido de fútbol que a otra cosa.

Como cada Agosto, la afición de un equipo u otro, habla, especula, critica, incluso se cree con las habilidades necesarias para dirigir ya no al equipo, sino al club entero. Pero que nadie externo critique a su equipo, porque es capaz de morder. Una vez que el árbitro hace rodar la pelota, aquella afición cansada y cabreada se convierte en el jugador número 13.

Parece mentira en lo que estamos convirtiendo todo esto.

Ahora ya no se critica a quienes nos representan en las instituciones. Sólo a quienes son “del equipo contrario”. Tus jugadores pueden tirarse a la piscina en el área ya que es legítimo o si no, “que se hubiese dado cuenta el árbitro”. Y lo peor, Lo único que importa es ganar el partido.

Me despierto con una sociedad aletargada, enrarecida y crispada. Pero contra quienes roban, estafan o utilizan las instituciones para sus oscuros casos de sometimiento, vandalismo y saqueo, sino contra aquellas personas que son del contrario color político. ¿No deberían protestar contra quien con su voto ha decidido enriquecerse o asaltar las cuentas comunes? ¿No deberían protestar contra quienes han decidido catapultarse por encima de la ley utilizando todo lo que esta sociedad ha ganado durante décadas de esfuerzo?

Mañana amanecerá y me gustaría despertarme con una nueva visión. Me gustaría que la ciudadanía fuese exigente sin importarle el color de su voto. Me gustaría que la lealtad institucional fuese de la mano de todas las organizaciones y se hiciese una verdadera limpieza interna. Me gustaría que reconociésemos el poder individual de nuestra decisión y reclamásemos que nadie está por encima de la ley, que no existen ciudadanos de segunda y clase política. Todos y todas merecemos los mismos derechos, la misma justicia y por supuesto, la misma libertad. Pero siempre dentro de la ley.

Recuerdo cuando hace un par de temporadas la afición del Santiago Bernabéu se puso en pie y aplaudió con efusividad el cambio del jugador blaugrana Rolandinho por un extraordinario partido. 

Recuerdo cuando los aficionados del Blackburn dieron la espalda a un jugador de su propio equipo en una alineación porque el partido de la semana anterior lo habían ganado gracias a un penalty injusto.

Desearía que las personas salieran unidas, de una y otra ideología, aplaudiendo a quien haga lo correcto por el bien común.

Desearía que las personas de una y otra ideología diesen la espalda unidas a quienes se aprovechan de sus cargos, roban a la ciudadanía y se enriquecen sin escrúpulos.

Nadie en su sano juicio debería defender otro pensamiento… bueno sí, únicamente los hooligans.

Anuncios

Entry filed under: Otras cosas simples.

Crónicas Veraniegas II Crónicas veraniegas IV

2 comentarios Add your own

  • 1. Alberto  |  11 agosto 2009 en 3:18 am

    Es verdad lo que comentas. Cuanto daría yo porque en mi país volviera la concordia. Pero cada dia nos alejamos mas del encuentro.
    Ojalá tu voz se escuchara mas cerca de los políticos.,
    Un abrazo,
    Alberto

  • 2. Toni Cañellas  |  11 agosto 2009 en 1:54 pm

    Alguien dijo una vez, que la democracia puede ser algo más que un conjunto de reglas y procedimientos dentro del marco del Estado de Derecho; pero por lo menos debe ser eso!

    ¿Qué sentido tiene seguir jugando al parchís de la democracia si cuando saco 3 seises no me da la gana volver a meter la ficha al principio? ¿Hacia dónde nos dirigumos cuando vemos determinados políticos con esa especie de “hooliganismo” y apoyo incondicional al que lo ha hecho mal?

    Parece que tenemos telepatía, hoy por la mañana bien pronto con las sábanas pegadas aun he hecho esa misma reflexión que has compartido y me he dicho: si esto sigue así bye bye Democracia.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

agosto 2009
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: