Crónicas veraniegas V

18 agosto 2009 at 5:45 pm Deja un comentario

P8110039

Saber escoger el momento oportuno para alcanzar un objetivo y planificar su conquista es fundamental. Para algunas personas el verano representa su momento de mostrarse exitosas.

Existen miles de personas que a lo largo del año ven en su “forma física” su objetivo. Pero este no es post para posicionarme a favor o en contra de los gimnasios, las proteínas, los rayos UVA… Ni mucho menos. Simplemente es un post para hablar de una realidad que engloba a todo eso: Para muchas personas, poder enseñar su cuerpo en verano significa haber alcanzado una meta personal. Una posibilidad de demostrar que han cumplido con su objetivo. Una fórmula para sentirse felices.

Cuerpos esculpidos que se pasean por las piscinas, playas y terrazas demostrando la grandeza de su esfuerzo y su sacrificio. Muchas horas invertidas, mucha dedicación, algunos sacrificios y una meta en la cabeza. Un six pack, bajar a la talla X, perder la celulitis… lo que sea. Pero ahora pueden lucirlo y se les ve radiante por ello.

Creo que en verano es el mejor momento para marcarnos ese objetivo a cumplir de cara al siguiente “mercado de la carne” como lo llama un amigo. En verano nos damos cuenta de lo bien que estaríamos con esto de más o con esto de menos… pero al igual que el resto de objetivos, sabemos que debemos establecer un plan de acción realista, un objetivo concreto y unos elementos compensatorios que sabemos que debemos sacrificar.

Pues bien. Yo hace unos años (no muchos) llegué a pesar 89 kilos y debido a una operación de espalda, tuve que bajar diez kilos, que después se convirtieron en diecinueve. Desde ese momento me comprometí a no volver a engordar por encima de los 75 y si bien es cierto que desde hace tres años, y salvo un mes incontrolable, lo he conseguido, no es menos cierto que eso también conlleva un plan de acción y algunos sacrificios (la verdad es que pocos). Quizá ahora y con la espalda recuperada del todo, haya llegado el momento de plantearme un nuevo objetivo, quizá reforzar mi musculatura lumbar y las piernas para que no sufra tanto la zona operada… En todo caso y si así lo decidiese, sé que sería el verano el mejor momento de control. Por que no hay que olvidar que hacer un buen trabajo, hay que buscar no sólo un buen objetivo y un plan de acción realista, también hay que buscar el momento oportuno para poder alcanzarlo.

Espero que sepas escoger el momento oportuno para tu objetivo.

pd. Sin comentarios al video jajajajaa

Anuncios

Entry filed under: Otras cosas simples.

Crónicas veraniegas IV Crónicas veraniegas VI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

agosto 2009
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: