La soberbia del aprendiz

7 septiembre 2009 at 12:00 am 14 comentarios

Quizá me contaron que en una pequeña plantación de arroz en las faldas del Monte Fuji, un maestro y un aprendiz discutían tras la realización de un ejercicio ejecutado de manera poco honrosa.

“Nunca olvides que el aprendiz siempre supera al maestro” dijo con soberbia el alumno tras ser recriminado.

“Seguramente me superarás, pero tú también generarás aprendices. Esa esencia creará a quien termine contigo.” Contestó con tranquilidad el maestro.

En algún momento, el sentimiento de Anakin Skywalker se ha apoderado de nuestras acciones. Una forma de actuar que sabiendo de nuestras buenas habilidades, generadas en la mayoría de los casos gracias a la generosidad de nuestros maestros, nos pueden generar resultados inmediatos. Hemos creído que estamos por encima de quien nos enseñó, hemos pensado que ya estábamos preparados y que además, nuestros maestros nos intentaban coartar nuestro crecimiento.

“Pese a todo la película progresa vertiginosamente hasta el clímax que ocurre cuando el lado oscuro finalmente capta a Anakin y se desata una caza de Caballeros Jedis, no discriminándose, edad, sexo o raza. Anakin y los soldados clones darán cuenta de todos ellos sin una pizca de piedad. Ese es el punto mas alto del filme, el mas emotivo.  Vemos allí en la muerte de los Jedis, la muerte de la Republica, la muerte de todos los ideales y el nacimiento del Imperio, de un imperio que no se impondrá limites en su afán de perdurar.

El segundo clímax o mejor dicho anticlimax ocurre cuando Anakin se enfrenta a su maestro y sabedor de su inmensa superioridad, cegado por la soberbia cree poder cumplir con su objetivo. Pero como la historia no se cansa de recordárnoslo el talento no es suficiente sino va unido a la humildad y al esfuerzo. Y Anakin paga cara su soberbia prácticamente deja de existir pues todo aquello por lo que había luchado desaparece y el mismo vive pero ya no es sino una pálida sombra de lo que fue o mejor dicho de lo que pudo ser.”

Muchas personas repiten este patrón a menudo. Buscan su supervivencia intentando eliminar a sus maestros, intentando convertir todo lo que tocan en lado oscuro. Sin embargo, si hemos aprendido algo de la historia de Anakin es que la soberbia no sólo le hizo perder su batalla con Obi-wan, sino que fue la humildad y la generosidad la que al final le recuperan a manos de su hijo Luke.

¿Y si buscas realmente en tu interior y descubres que tus acciones están cargadas de soberbia? Poner en boca de otros mentiras, contar anécdotas o episodios que nunca han sucedido, levantar rumores o falsos testimonios… Todo al final pasa factura. ¿Y porqué se hace? ¿buscando una huida hacia adelante? ¿Intentando eliminar una mala acción con otra peor? ¿buscando crear más seguidores?

Ya dijo Ralph Nader que un buen líder debe generar más líderes y no más seguidores, pues yo a eso le añado un matiz más: “Un buen líder debe generar buenos líderes y no malos seguidores” Crear una organización basada en la mentira, en el odio a terceros, en el victimismo o en la unión de personas con carencias no te impulsará como una figura de referencia, simplemente ayudará a que estés alimentando a tu Bruto particular afile su daga.

Obi-wan entregó su cuerpo para que Luke escapara y dejó que Anakin finalmente le venciera… Sabiendo que no tardaría en ver el momento en el que tanta maldad desapareciera para siempre. La soberbia te ciega y no te deja ver tus verdaderos aliados. No olvides que por mucho que te alejes, los problemas generados siempre te esperan a la vuelta.

Cuentan que fue el maestro quien entregó al aprendiz su katana de Hattori Hanzo cuando tras años de preparación, reconoció sus debilidades y por fin se vio preparado para continuar el legado con humildad, respeto y justicia. Una katana que sería testigo del futuro del ahora nuevo maestro. Un destino que sólo él podría decidir. “Crea a quien te releve o a quien se te rebele.”

Anuncios

Entry filed under: Otras cosas simples.

Seres fabulosos Surfeando estrategia

14 comentarios Add your own

  • 1. Alberto  |  7 septiembre 2009 en 4:07 am

    Hola, muy bueno el uso de las películas para enseñar valores y procesos.
    Es muy triste que el aprendíz siempre sienta que debe superar al maestro. En ocasiones llegan a trabajar juntos, en una solo empresa o causa.
    La humildad como valor, debe existir en mabos lados, uno porque sabe que superó al maestro y el otro la aceptación que ha sido superado. Creo que si la esencia sería la competencia, dejarían de existir maestros que transfieran a sus discípulos.
    Yo creo que sigue existiendo, por que le maestro sigue aprendiendo de su discípulo., por lo cual solo lo superaría, cuando este llegue a formar discípulos a su vez.

    Solo al enseñar, se paga lo que recibiste y se supera al maestro, como bien lo dices en la introducción.
    Un abrazo,
    Alberto

  • 2. rubenturienzo  |  7 septiembre 2009 en 2:28 pm

    Como bien dices Alberto, la palabra clave es humildad. Que no confundan prepotencia con experiencia o éxitos, y por supuesto, reconocer las habilidades del otro.

  • 3. josugblog  |  7 septiembre 2009 en 3:23 pm

    ¿Como sabemos si somos maestros? creo que es una palabra muy grande y especial, aveces queremos ser lo que no somos y cuando los demás no responden a nuestros criterios nos enojamos, creo que en la realidad cuando adoptamos a un maestro lo hacemos de corazón y dificilmente se le traiciona.
    Otra cosa es cuando el formador se considera maestro.

  • 4. rubenturienzo  |  7 septiembre 2009 en 3:27 pm

    Gracias Josu,

    Dice la RAE: . m. y f. Persona que enseña una ciencia, arte u oficio, o tiene título para hacerlo.

    La pregunta no es saber si somos maestros, la pregunta es saber si sabemos ser aprendices. Un buen maestro nunca renuncia a que sus aprendices, discípulos o alumnos consigan lo mejor.

    Por otro lado hablas de “nuestros criterios” supongo que cuando un maestro y un alumno acuerdan un proceso, se realizan una serie de acuerdos que como si de un contrato se tratase, ambas partes deberían cumplir. No suele ser el maestro quien rompe las normas, sino, como en la historia que aquí cuento, el aprendiz cuando se cree que eso ya no le pasará factura o que está por encima de las competencias reales.

    Respecto a la última pregunta, eso es fácil. El maestro nunca reconocerá que lo es, es reconocido como tal por sus méritos.

  • 5. josugblog  |  7 septiembre 2009 en 4:33 pm

    Realmente, creo que todos somos aprendices, porque siempre tenemos que aprender en la vida y en su camino. ¿no crees? tal vez lo que exista sea a una comunicación de conocimientos entre personas, es decir somos todos aprendices de todos. Un abrazo. Josu

  • 6. rubenturienzo  |  7 septiembre 2009 en 4:35 pm

    En eso se basa la relación, todo el mundo es maestro, todo el mundo es aprendiz. Si la relación es sana, el mundo funciona, si no, todo se va al traste.

    Ser maestro de algo no significa que no seas aprendiz del resto. El reconocimiento de tus limitaciones te hará saber en qué situación estás. Sin embargo, la llamada de atención de hoy es para aquellas ocasiones en las que ya nos creemos que estamos en una situación, o que tenemos unas habilidades, o intentamos alcanzar un puesto que todavía no nos es legítimo y actuamos de mala fe para conseguirlo.

    Si se cumplen las normas, se reconoce las habilidades propias y ajenas y se trabaja desde el compromiso para alcanzar un éxito global y no personalista, el maestro no tardará en dejar el testigo.

  • 7. silvialimones  |  7 septiembre 2009 en 7:38 pm

    Yo vivo continuamente con la sensación de que seré una aprendiz eterna, algo que me parece fascinante porque nunca dejaré de aprender de esas personas te enseñan más y más.

    No comprendo la soberbía de algunos o de muchos aprendices pero es cierto que existe y la percibo cada día a mi alrededor, claro que eso se compensa con la humildad y sencillez que me hacen sentir los verdaderos maestros, esas personas que te hacen pensar: ¿por qué a mi no me dió tiempo de aprender tanto como a ellos, si tenemos la misma edad o sólo me lleva unos cuántos años?.

    Me dejó muy pensativa la idea de que un buen lider debe crear otros buenos lideres y no malos seguidores. No aspiro a ser lider de nada pero desde luego lo que para nada me gustaría es ser un mal seguidor de un buen lider…

  • 8. rubenturienzo  |  7 septiembre 2009 en 8:03 pm

    Gracias Silvia,

    La verdad es que todos somos eternos seguidores, si no caeremos en la mediocridad de creernos poseedores de la razón absoluta y dudo mucho que eso exista. Yo por ejemplo, tuve que reprogramarme hace unos años y la verdad es que estoy muy satisfecho del resultado, pero aun espero que me quede un largo camino por recorrer. ¡Y eso que hablamos de lo que sé! Imagínate lo que me encanta sentarme a aprender. Por eso sigo estudiando en la Universidad, por eso me encanta viajar, por eso comparto con maestros de otros campos…

    Para no ser seguidora, debes tomar las riendas.

  • 9. Pau  |  8 septiembre 2009 en 1:29 pm

    Gracias por tus enseñanzas maestro Turienzo. Aquí tienes a tu aprendiz que siempre estará dispuesto a enseñarte lo que estés dispuesto a aprender.

    Mmmmm, una Katana del gran maestro Hattori Hanzo. Siempre cumplen su fin…

  • 10. rubenturienzo  |  8 septiembre 2009 en 1:31 pm

    Gracias maestro Sala,

    Nunca sobra una katana jajajaja

  • 11. Quique  |  9 septiembre 2009 en 10:36 am

    También creo que es responsabilidad del maestro guiar al aprendiz hasta que esté listo, y si en algún momento se desvía corregirlo. Obi-wan se equivoca al dejarle hacer algo para lo que no estaba preparado.

  • 12. rubenturienzo  |  9 septiembre 2009 en 10:57 am

    Exacto Quique, lo que pasa es que ahí es donde surge la soberbia de Anakin, si recuerdas el episodioII, no son pocas las reprimendas que Obi-wan le echa, incluso en el episodio III. Como bien dice “Tú eras el elegido”. En mi opinión cree tanto en su poder y en sus posibilidades que pierde un poco la toma de riendas.

    Quique, muy acertada tu visión.

  • 13. Quique  |  9 septiembre 2009 en 5:48 pm

    De alguna manera todos somos el elegido, somos el protagonista de nuestras vidas (me pongo megafriki, pero bueno), de alguna manera todos somos el Neo que tiene que despertar y salir de Matrix, o el Anakin que se rebela a lo edipo frente al maestro e intenta, … pero Morfeo creo que lleva mejor el trabajo de mentor que Obi-wan, por lo menos con Anakin, con Luke le sale mejor el asunto.

    Me pasaré por aquí a menudo, me gusta tu enfoque.
    Un saludo

  • 14. rubenturienzo  |  9 septiembre 2009 en 7:05 pm

    Me quedo con eso. Todos podemos ser el elegido. Me gusta Morfeo, aunque quizá deja demasiado al azar (o a la fe) Obi con Luke es más cuidadoso y delega tb en otros (Yoda)

    Estaré encantado de recibirte. Este es también tu rincón.

    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

septiembre 2009
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: