Una vida animada

1 octubre 2009 at 11:49 am Deja un comentario

Todo el mundo sabe que soy un amante de la animación. Me parece mágico que de un lápiz de grafito se puedan crear unos personajes y unas acciones y emociones tan reales como la vida. Pero si bien la animación era algo que hace años estaba reservado a llevar en Navidad a nuestra descendencia al cine, desde hace 10 años, con la revolución Toy Story, todo ha cambiado.

Y es que cada vez más personas se apuntan al maravilloso mundo de la animación.

La animación es un vehículo genial para transmitir historias cercanas en mundos inventados. Son las fábulas de la era de la imagen, en la que ya no hay trovadores o sabios en las escalinatas del Foro, sino una verdadera industria que se esfuerza por profesionalizarse a marchas forzadas. Un sector en el que el esfuerzo es titánico por los costes y las subvenciones nunca llegan al 10% del total.

Incluso parece que sería una “fabrica menor” de sueños, comparada con la factoría de ficción.

Pero la realidad es otra bien distinta. En la animación hay que crear la historia, los personajes, el físico de los mismos, el vestuario, sus características y su interpretación. En la animación hay que crear los lugares, el atrezzo, la decoración, la iluminación, el sonido, la interpretación… Y no puedes recurrir a que una película funcione al contar con un actor taquillero, ya que incluso cuando ponen sus voces, no son suficiente reclamo. Todo es más complicado en la animación. Si un cortometraje se puede fabricar con 40 euros (como algunos aseguran que ha costado su episodio piloto), en animación es materialmente imposible.

Y sin embargo, poco a poco, todo el mundo se va apuntando a tener una vida animada.

Por que la animación es atrevimiento, valor, esperanza, ilusión, creatividad, mensaje, fuerza, emoción… Nadie debería renunciar a mirar de nuevo a la animación y ver lo que te puede descubrir. Revisa tus valores y tus prejuicios. Acércate de nuevo, porque la evolución ha merecido la pena. Nacimos con Disney, crecimos con Pixar y nos haremos grandes con Punkcake studio, Hampa Studio, Gobelins, Kandor o Ilion… El momento real de la animación ha llegado. Yo quiero una vida animada. Yo te deseo una vida animada.

Anuncios

Entry filed under: Otras cosas simples.

Dando botes :P ¿Y ahora qué?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

octubre 2009
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: