Archive for 9 octubre 2009

Hasta los Obamas

La verdad es que hoy no pensaba escribir, pero esta noticia me ha despertado de mi tranquilo viernes.

No entiendo que a Obama le hayan dado el Nobel. Y no porque no crea que el presidente de los EEUU no vaya a alcanzar grandes hitos en la política internacional o porque el cambio de actitud de dicho país y de sus gobernantes no sea reseñable, pero sinceramente, comparar a Obama con el trabajo de concienciación medioambiental que consiguió Al Gore, con el excelente trabajo con los pueblos indígenas de Rigoberta Menchu, o Jody Williams y su lucha por la eliminación de las minas antipersonas me parece una total tomadura de pelo.

El premio Nobel de la paz, pese a lo mediático de los premios y la importancia de sus lobbys, siempre ha sido un referente de un trabajo bien hecho, de una lucha contra el stablishment. Es decir, se premian los actos realizados. Pero es descabellado darle el Nobel a una persona que aun no ha hecho nada (en estos momentos el armamento nuclear sigue en aumento) y que dirige un país que está en guerra (Afganistan) o que destina prácticamente cinco veces más en presupuestos al ejército que a servicios sociales o compromisos con los más necesitados.

Hace poco, en la gala para designar la sede para la celebración de las olimpiadas, de repente Chicago ganó en fuerza y se colocó como primera en las apuestas únicamente respaldados en una teoría: “Va Obama”. Sin embargo el jurado no se dejó impresionar y Chicago fue la primera en abandonar la carrera por los juegos olímpicos ¿Explicación? No había hechos consistentes que probasen que era mejor que otra candidatura.

Creo que aunque todas las personas con ideales progresistas estemos satisfechas del cambio de gobierno y de rumbo nacional e internacional que supuso la elección del primer presidente afroamericano de la historia de estados unidos, debemos comenzar a exigirle ya los hechos para premiarle. Porque Obama fue el primer candidato global, que ganó por los desméritos de Bush y por el impulso internacional que ganó con su estrategia. Millones de personas creímos en él y le aupamos a la victoria, por lo que si nos pidió fondos y apoyo ¿no ha llegado el momento de exigirle hechos?

Premiar a alguien sin tener en cuenta los hechos es quedarnos en las palabras. Y si preferimos las palabras a la hora de dar un Nobel… ¿Para cuando a Bono (U2)? Sus letras son mucho más bonitas.

Volvamos a la cordura y recordemos que Obama es sólo un político más que deberá ser juzgado por sus electores dentro de cuatro años cuando se comprueben los actos realizados. Volvamos a una posición en la que los premios Nobel eran un símbolo de prestigio y garantía de una labor contrastada. No me identifico con un Nobel que tiene su país en guerras, que fabrica armas y las vende por todo el planeta, que explota a países en vías de desarrollo o que no respeta el medio ambiente. En esto no contáis con mi apoyo.

Pero la auténtica reflexión es… ¿Tantas ansias de protagonismo no crearán próximamente que la ciudadanía esté cansada de Obama?

Firmado: Un admirador de los premios Nobel y de las personas que sí han demostrado sus acciones para recibirlo.

Guatemala

9 octubre 2009 at 12:19 pm 4 comentarios


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

octubre 2009
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Mi blog en Technorati