El gran pez III

14 octubre 2009 at 12:00 am Deja un comentario

Segundo paso: Recogiendo valores

Nos hemos aproximado un poco más a nuestra personalidad. Y ha llegado la hora de analizar cuales son los valores fundamentales y los pilares sobre los que sustentamos nuestra personalidad.

Te recomiendo que hagas un listado y escojas sólo cinco valores o principios básicos. Contrástalos con los que proyectas y nunca elijas alguno “porque sería bueno ser así”. Céntrate en los que tienes ya y podrás potenciarlos hasta perfeccionarlos, pero nunca impongas o persigas un valor que no sea realmente tuyo.

La creación de tus valores va en perfecta consonancia con quien eres realmente, no con quien te gustaría ser. Te convertirás en quien tú quieras si consigues potenciar los valores escogidos entre los que ya formen tu personalidad y sobre los que puedas trabajar.

Recuerda que esta decisión nunca puede ser externa, si no que necesitarás un tiempo para reflexionar sobre ti y sobre cómo eres.

Para ayudarte, te escribo varios términos o valores que pueden ayudarte en tu selección, aunque evidentemente ya tendrás un buen material, gracias al obtenido en el primer paso.

Proactividad, objetividad, coherencia, sacrificio, desprendimiento, magnanimidad, sensibilidad, optimismo, crítica constructiva, flexibilidad, comunicación, amor, sobriedad, servicial, liderazgo, voluntad, superación, serenidad, autoestima, paciencia, compromiso, laboriosidad, sencillez, responsabilidad, amistad, libertad, respeto, tolerancia, carácter, alegría, comprensión, autenticidad, confianza, sinceridad, lealtad, generosidad, dar y darse, felicidad, perseverancia, valentía, empatía, sociabilidad…

Así podríamos pasarnos horas escribiendo, pero como pequeña ayuda creo que ya puede servir de  complemento a lo que ya habíais escrito en el primer ejercicio.

Ahora comprueba y selecciona tus cinco virtudes fundamentales y haz lo mismo con tus cinco debilidades básicas o elementos a mejorar. Te servirá preguntarte a qué no puedes renunciar en tu vida, qué crees que es básico que la gente perciba de ti o incluso, cómo debería ser una sociedad mejor y en qué podrías tú mejorarla.

Muchas serán las dudas de si lo que queremos hacer o si nuestro reflejo e interior están alineados y con eso descubrir si nuestro auténtico perfil está definido, así que ha llegado la hora de ponerse a prueba.

Una vez escogido tu listado, vuelve a pedir opinión a las personas que te ayudaron en el primer paso y aunque algunas añadirían o eliminarían alguno, busca el consenso global. No te justifiques ante tu selección y recibe con un simple “gracias” cada opinión externa. Una buena lección de humildad la que estamos sufriendo ¿no?

El resultado será algo como esto:

Valores positivos

“Influyente, generoso, buen comunicador, creativo y optimista”

Valores a  mejorar

“Controlador, sobreprotector, testarudo, hermético y autosuficiencia”

Un consejo si me lo permites, no desperdicies tu tiempo corrigiendo los elementos a mejorar, si no potenciando los valores positivos. Eso te convertirá en una persona brillante, y por tanto, te acercará  a tu plenitud. Si realmente te esfuerzas por tus valores, ellos brillarán hasta el punto de cegar tus debilidades.

Llegados a este punto, déjame que te felicite de nuevo, porque estás mucho más cerca de saber qué pescador eres.

Anuncios

Entry filed under: Otras cosas simples.

El gran pez II El gran pez IV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

octubre 2009
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Mi blog en Technorati


A %d blogueros les gusta esto: