El coach del Rey


Elvis Aaron Presley lo tuvo todo en la palma de su mano, pero no voy a hablar de su éxito. A pesar de su muerte, Elvis sigue vendiendo discos y actualmente ha superado la cifra de los 1000 millones de discos vendidos. Pero no voy hablar de eso tampoco.

No voy a hablar de su dura infancia en Tupelo, ni de sus primeras grabaciones en Sun Records. No escribiré sobre Heartbreak Hotel, con la que consiguió su primer número uno, ni de sus siguientes dieciocho temas que coronaron todas las listas. Ni de su servicio militar, ni de la creación del fenómeno “fan”, ni de sus innumerables apariciones en la televisión o en el cine.

Y no voy a hablar de ello porque está claro que Elvis es el Rey. Mucho se ha dicho o escrito acerca de ello así que no soy yo precisamente la fuente más informada para aportar nada de valor al respecto.

Sin embargo sí me gustaría escribir sobre una cosa. Elvis necesitaba un coach.

Evidentemente Elvis estaba en la cima, había conseguido modificar el mercado y liderarlo. Algo al alcance de muy pocos visionarios como IKEA, Microsoft o Cocacola. Reconoció sus virtudes, se preparó y desarrolló sus habilidades, vio un hueco en el mercado y con un estilo valiente se hizo con su público. Poco podía él soñar en que esa fisura en el mercado se convertiría finalmente en la gran industria musical en la que años después se transformaría.

Sin embargo, los reyes también caen y las organizaciones lo saben. Numerosas han sido las estructuras a lo largo de los últimos años que han muerto de éxito. Y la mayoría lo hacen por que se vuelven cómodas, por que no creen que haya llegado el momento del cambio, por que no han sabido evolucionar.

Cuentan que Elvis no entendía cómo podía triunfar la música Pop. Cuentan incluso que intentó en su famosa reunión con Nixon, prohibir la entrada a EEUU a los Beatles. No supo evolucionar. Millones de personas le aclamaban y aunque podía ser fiel a su estilo e innovar prefirió un estilo más conservador y duro. Esa evolución era posible, sólo hay que ver que la remezcla del tema “A Little Less Conversation” por JXL realizada en 2002 vendió más de diez millones de copias, sin embargo él no supo verlo.

Y ahí es donde se marca el punto de inflexión donde la entrada de un coach podía haber cambiado su destino. No le hacía falta habilidades ni presencia. Legiones de fans y fondo económico le sustentaban, sin embargo, necesitó a alguien que le reencuadrase, que le hiciese darse cuenta de la importancia de la adaptabilidad. Alguien con quien dejar fluir su estrategia, alguien que le hiciese de espejo. Como siempre digo, un coach no tiene la varita mágica para hacerte conseguir lo que quieras, pero sí te ayuda y espolea para que lo consigas como nunca otro profesional podría hacerlo.

ZARA lo hizo con la creación de nuevos productos, Microsoft se ha adentrado en la tecnología online e incluso en la batalla MP3 apareció Apple. Kodak está fabricando cámaras de gran calidad abandonando el papel que tantas ganancias le brindó en el pasado… Evolucionaron.

Por desgracia Elvis no tuvo un coach y en los setenta, la opulencia, su codicia y su prepotencia le llevó a unos excesos que finalmente, el 16 de Agosto de 1977 alrededor del medio día, Elvis es encontrado inconsciente en el baño de su habitación, es trasladado urgentemente al hospital Baptist Memorial en Memphis, y poco tiempo después es declarado muerto.

Cientos son las empresas que han conseguido situarse y hacerse con el mercado y cientos son las que podrían desaparecer en los próximos años. La lección la aprendimos con el más grande y por eso, las empresas más innovadoras, las que apuestan por la calidad, el desarrollo y el futuro cuentas cada vez más con coaches para sus empleados.

Ahora mira tu modelo de vida y de negocio, ¿Dónde te encuentras? ¿Estás en Tupelo? ¿Has aparecido ya en el Show de Ed Sullivan? Si es así, felicidades. Pero acepta una recomendación si acabas de publicar el “Elvis is back” o estás disfrutando de inmejorables escenas en Hawai, busca un coach que te ayude a analizar tu situación real y ayúdate a conseguir nuevas metas, nuevas ilusiones. Eso podrá reorientarte, buscar nuevas fisuras en el mercado y seguramente, con trabajo y perseverancia, volverte a colocar en un liderazgo futuro que te habrás ganado a pulso.

9 noviembre 2009 at 12:00 am 4 comentarios

¿Vanidad o compromiso?

Cuántas veces la línea entre estos términos no está claramente marcada. Cuántas veces nos encontramos a alguien que por continuar con sus tareas o deberes de la mejor manera que sabe, se le confunde con una persona vanidosa. Pero a su vez, cuántos actos vanidosos se intentan enmascarar bajo el siempre bien visto valor del compromiso.

Me viene a la memoria una historia que me gustaría difundir. Es la historia de un gran mago y su terrible consecuencia final. ¿Vanidad o compromiso? ¿Qué le llevó hasta tan trágico final?

El amanecer de la más grande leyenda de la magia tuvo lugar en 24 de marzo de 1874. Ese día nació un hijo al doctor Samuel Weiss, un rabino de Budapest, Hungría. El niño fue llamado Ehrich Weiss. Este niño estaba destinado a asumir el nombre que él haría inmortal tan solo diecisiete años más tarde: Harry Houdini.

A los nueve años de edad, Ehrich huyó de casa. Se unió a un pequeño circo en su pueblo natal. A la edad de once años, trabajó como aprendiz de cerrajería. En abril de 1891, a los diecisiete años de edad sacrificó su empleo en una fábrica de corbatas y comenzó su carrera como ilusionista. Houdini logró la proeza de escapar de cuerdas atadas a su alrededor en cualquier forma imaginable. Llegó a tal grado de experiencia, que eventualmente ofreció una recompensa de 25 dólares a cualquiera que pudiera atarlo de manera que no pudiera escapar. Él nunca perdió un centavo. Fue durante este período que conoció a Beatrice Rahner. En julio de 1894, pidió prestado 2 dólares a su prometida para pagar su licencia de matrimonio y la Srita. Rahner se convirtió en Bessie Houdini.

Cuando se encontraba en Londres, sorprendió a los oficiales de Scotland Yard, liberándose de supuestas esposas “a prueba de escape”. Prácticamente del día a la noche, se transformó de un modesto artista, que ganaba 18 dólares por semana, en una celebridad con honorarios de 1,800 dólares por semana.

A pesar de que Houdini ganó su reputación mundial como escapista, la magia estaba más cerca de su corazón. Fue en 1924 que combinó su trabajo en escapismo con la magia y las ilusiones. Viajó por los Estados Unidos presentando “The Houdini Mystery Show”. Esto siguió hasta el 31 de octubre de 1926, cuando Houdini conoció su prematura muerte en Detroit, a la edad de 52 años. A Bessie, Houdini heredó la suma de 500,000 dólares y al mundo una colorida leyenda, matizada de emoción, valor y misterio.

EL CAPÍTULO FINAL

El telón final cayó para Houdini a la 1 a.m. del lunes 31 de octubre de 1926. El último acto de su vida había comenzado quince días antes cuando inició su temporada en el teatro Princess en Montreal. Su programa de dos funciones diarias incluía una conferencia sobre fenómenos psíquicos y espiritismo en la Universidad McGill. Después de la conferencia, los estudiantes presentaban sus respetos a Houdini, quien complacido con esto, invitaba a los estudiantes a visitarlo en el teatro.

La mañana del viernes un artista joven, acompañado de dos amigos saludó a Houdini. Uno de los amigos, una estrella del boxeo en la Universidad, preguntó si tendría el privilegio de golpear a Houdini en el abdomen. El estudiante quería convencerse de la fortaleza que Houdini proclamaba tener en su condición física. Houdini, quien se encontraba sentado, aceptó el reto. No había terminado de levantarse aún, cuando el joven golpeó su abdomen con todas sus fuerzas. Después del inesperado golpe, la cara de Houdini se puso blanca mientras hacía esfuerzos para respirar. Algunos minutos después, Houdini pidió al joven que lo golpeara nuevamente. Esta vez él estaba preparado para recibir el golpe. El estudiante lo golpeó una vez más y se encontró con un abdomen duro como un roble. Houdini había comprobado su fortaleza y el joven boxeador quedó ampliamente impresionado. Houdini no se dio cuenta, pero en la demostración de su fortaleza al joven estudiante, había sufrido la ruptura del apéndice, que se convirtió en el umbral de su reto final.

Al siguiente día, Houdini milagrosamente cumplió con sus presentaciones de la mañana y de la tarde, con las cuales concluía su temporada en Montreal. A pesar de que su condición empeoraba, abordó el tren hacia Detroit, donde tenía el compromiso de hacer una función en la noche del lunes 24 de octubre. Cuando arribó a Detroit, Houdini sufría de severa fiebre y continuos escalofríos. Su esposa Bess le suplicaba considerar la hospitalización, pero sus ruegos no eran escuchados. Al oír las noticias de que las localidades del teatro estaban agotadas, la atención médica era lo último que pasaba por la mente del artista. El público de esa noche vio la sonrisa cautivadora y sintió la grandiosidad en el hombre, pero difícilmente pudo darse cuenta de que él estaba muriendo. Mientras actuaba, la fatiga aumentaba y su agonía casi lo paralizaba. Esa fue su última actuación. Houdini se desmayó y fue llevado al hospital Grace, donde fue sometido a cirugía mayor de urgencia durante la mañana del siguiente día. Poco se pudo hacer para detener la inevitable consecuencia del engangrenado apéndice que el cirujano encontró.Siete días más tarde, Houdini dijo a su hermano Hardeen, “Estoy cansado de luchar. Creo que esta cosa me va a vencer.” Houdini cerró sus ojos por última vez. Era la mañana del Halloween.

Houdini pudo haberse salvado y continuar con una exitosa carrera si hubiese prestado un poco más de atención a su salud. Quizá si la vanidad no le hubiese pesado tanto…¿O fue su compromiso?

Feliz fin de semana

6 noviembre 2009 at 12:00 am Deja un comentario

En momentos como estos

32

En estos momentos, si miro alrededor, veo personas que no toman responsabilidades de los errores pasados y siguen alimentando al monstruo que ha engullido a otras miles. Veo a políticos corruptos que hacen auténticos esfuerzos por borrar la línea entre lo público y lo privado. Entre el beneficio común y el particular. Veo a personas estresadas que no son felices con la vida que tienen pero se conforman con seguir despertándose cada día. Veo a quienes recurren a las peores estrategias para alcanzar el puesto deseado o guardar su status aun sabiendo que con sus actos dañan a otras personas o incluso ponen en peligro a su organización…

En estos momentos, si miro alrededor, cualquier persona querría poder reiniciar el sistema y comenzar de nuevo.

Sin embargo, en momentos como estos, descubro que cientos de personas son capaces de dedicar un minuto a felicitar a alguien que apenas conocen, sólo por saber que están transmitiendo buena energía. Me ilusiono por saber que existen profesionales que cada día se ponen manos a la obra para sacar adelante esta situación social en la que nos encontramos. Recuerdo que existen miles de personas dedicadas a la política que no sólo no toman el dinero de todos como suyo, sino que incluso a algunos, les cuesta dinero representar a sus ciudadanos. Me cruzo con personas que creen en la influencia positiva y actúan para alcanzar su éxito, pero sin dañar a nadie, protegiendo a sus compañeros y  la organización.

En momentos como estos, miro a mi alrededor, y me doy cuenta de que todo esto merece la pena.

Es cierto que las malas acciones de unos dañan y pervierten el imaginario colectivo de una manera irresponsable. Es cierto que si observamos tanta agresividad, prepotencia, despotismo o a tantos agentes desmotivadores y no sintiésemos rabia e indignación, formaríamos parte de dicha masa gris en la que nada es importante si no es importante para uno mismo. Es cierto que hay personas descreídas que han decidido salvar su situación particular, olvidando sembrar para proteger la general.

Pero en momentos como estos es cuando debemos estar más unidos.

Debemos mantener un discurso optimista y positivo con soluciones comunes para salvar la situación global de nuestras organizaciones y la de quienes nos rodean. Debemos destruir los escudos de quienes intentan que nada cambie con argumentos poderosos y con una motivación apropiada. Debemos generar reflexiones profundas para que cada persona cambie su mundo hacia uno mejor para si, pero también para el resto. Debemos provocar que la rueda del cambio y energía positiva comience a andar para que nada detenga esta poderosa unidad.

En momentos como estos, si miro a mi alrededor, esto podría parecer una utopía o palabras vacías. No lo son.

Dedícate unos minutos y piensa ¿A quien estás perjudicando con tus acciones? ¿A quien influyendo positivamente? ¿Qué sentimientos provocas en aquellas personas que te rodean? ¿Qué haces por ser feliz? ¿Qué estás tolerando aun sabiendo que te hace entristecer? y lo más importante ¿Qué puedes hacer hoy por cambiar un poco tu mundo en positivo?

Ayer cumplí 32 años y cientos de personas me dedicaron un minuto para dejarme sus buenos deseos. Decenas me llamaron por teléfono o me mandaron mails. Si cada una de esas personas sólo consumió un minuto de su tiempo en hacerlo y a mí me llegaron aproximadamente unas 400… Ayer me regalaron 6 horas de influencia positiva. De una manera generosa, sin esperar nada a cambio. Es decir, mi día de 24 horas pasó a tener 30. Muchas repletas de buenos momentos provocados por mí, como ver a mis hermanos, a mi familia, o a mis amigos en Madrid. Pero muchas otras horas, muchísimas, estuvieron creadas por esas personas que estaban ayudando a que mi día cambiase a mejor.

En momentos como estos, cuando soy un año mayor, no quiero construir mi mundo sobre aquellas personas que no creen en ayudar a que todo esto cambie. A personas que no se estremecen ante un telediario o ante la situación política.

En momentos como estos, miro a mi alrededor, y me doy cuenta de que la potencia y energía que entre todas y todos podemos generar con pequeñas acciones son los pilares en los que quiero sustentar mi mundo. Generosidad, optimismo, soluciones prácticas y sentido de ayuda. Sabemos que la sociedad está necesitada, ¿vas a seguir compadeciéndote y formando parte de esa masa dañina o vas a tomar las riendas y comenzar con tu influencia social?

5 noviembre 2009 at 10:00 am 5 comentarios

Influye

Este año vital ha sido muy positivo, así que quiero compartir con todos y todas uno de los mejores cortos de animación que conozco (quizá por su significado) Y es que en ocasiones perdemos la perspectiva de que todo lo que hacemos influye en los demás, aunque  no nos demos cuenta, aunque el resto tampoco.

Toda acción nuestra produce una reacción igual o mayor en los demás. Y por tanto, teniendo en cuenta esa realidad, ¿Por qué no aprovechamos para influir positivamente en quienes nos rodean?

Nos llevará esfuerzo, un trabajo extra y muchos momentos de desasosiego. Pero… la recompensa en impagable.

🙂

3 noviembre 2009 at 12:00 am 4 comentarios

La estrategia del swing

La palabra Swing hace referencia tanto a un estilo musical dentro de la evolución del jazz, como a una cualidad musical inefable (en un sentido similar al de la palabra duende aplicada al flamenco, la palabra flowaplicada al Hip Hop, la palabra tumbao aplicada a la salsa, o la palabra riddim aplicada al reggae). Se dice de una interpretación (normalmente, vinculada al jazz) que tiene swing cuando se quiere resaltar que el intérprete ha logrado conferirle una cualidad rítmica especial en algún sentido.

Se llama también Swing, al baile asociado al estilo jazzístico.

Hoy quiero centrarme en el swing porque reúne unas serie de características que me encantan y que definen claramente mi visión de la estrategia personal.

El swing es ritmo. Por encima de cualquier otra cosa, el swing es la capacidad del cuerpo de sentir y fluir y adaptarse a un sonido. Algo que en la estrategia personal es fundamental para tras sentir y comprender “la música” que el mercado toca, sepamos fluir y expresar nuestra propia interpretación corpórea.

El swing es libertad. Nadie baila una misma pieza de igual manera. Si quieres diferenciarte y convertirte en la opción preferente debes aprender a que cada movimiento sea único. A que cada movimiento sea tú movimiento.

El swing es rebeldía. El movimiento swing fue un movimiento joven que intentaba demostrar que la música se podía vivir de otra manera, respetando los sonidos clásicos, pero rompiendo con los bailes tradicionales. En la estrategia personal debemos saltarnos la norma no escrita de ser exactamente igual al resto de trabajadores o proveedores. Debemos romper con las visiones costumbristas y mostrar una visión más rebelde.

El swing es movimiento. Todo se basa en disfrutar haciéndolo. Nunca alcanzarás nada si no te mueves.

El swing es pegadizo. Cuando alguien escucha la música swing no puede estarse quieto o quitárselo de la cabeza en un buen rato. Una buena estrategia personal también debe conseguir que nuestra imagen perdure en la mente de quien se cruce en nuestro camino.

El swing es divertido. Si no disfrutas bailando, no entiendes el swing. En la estrategia personal debemos disfrutar de cada paso y divertirnos sin tomarnos el proceso como un via crucis. Si no disfrutas con tu estrategia personal, es mejor que cambies el rumbo.

El swing es swing. En definitiva, nada se parece al swing. Este estilo de baile es único en ejecución y en apariencia, como los procesos de estrategia personal. Únicos en el concepto y en su ejecución. La estrategia personal puede tener elementos de muchas otras corrientes pero el resultado sólo se parece a una cosa, a la estrategia personal.

Ha llegado el momento de unirte a esta corriente libre que busca una definición propia, que intenta que cada persona alcance sus objetivos mientras luce sus mejores galas y se mueve adaptándose con alegría y entusiasmo al sonido que el mercado marque. Dejemos atrás los malos augurios y los bailes tradicionales. nadie te sacará de tu situación actual bailando un vals o moviendo ligeramente una pierna. Sal a la pista, prepárate para sudar y para divertirte porque el sonido ya está aquí.

Baila swing, siente el swing y sobre todo, márcate una estrategia que te permita ser libre practicando tu swing.

(*) Película recomendada “Los chicos del swing”

2 noviembre 2009 at 12:00 am 9 comentarios

Halloween: el triunfo de la diversión.

Halloween se ha apoderado de una celebración con tradición cristiana. ¿Ha sido el márketing? ¿Es una conspiración norteamericana para propagar sus valores y fiestas y crear una cultura universal basada en la suya propia? Creo sinceramente que no. Lo único que han hecho es hacerlo divertido.

Se debería aclarar que la fiesta que hoy se celebra es un conjunto de elementos que vienen desde la celebración pagana del día 1 de Noviembre, hasta la tradición medieval de los ladrones de disfrazarse en la noche de todos los santos para evitar su ajusticiamiento. Los romanos pusieron el toque festivo y los cristianos… Decidieron abolir dicha tradición de culto a la cosecha, a los dioses de la fruta y la noche de Samhain. Pero como era una tradición poderosa, eliminaron la parte pagana y la celebración nocturna y decidieron dar todo el día a rezar a “todos los santos”.

Algunos años después esta festividad llega a los Estados Unidos, traída por los pioneros, y es aceptada como una tradición, integrando todos los detalles antes mencionados. Era una fiesta católica de pequeños grupos de fieles, que se popularizó enormemente con la llegada de los Irlandeses alrededor de 1840. Fueron ellos quienes le anadieron la “Jack-o-lantern” (la calabaza hueca con una vela adentro), ya que tenían una leyenda de un Jack (Juan) a quien le prohibieron la entrada al Cielo y también al Infierno (nadie lo aguantaba)  y se  paseaba con una linterna, que era un repollo hueco con un carbón ardiente adentro (¡Que le había dado el  mismísimo Diablo!), buscando la manera de ingresar a  alguno de los dos clubes.

Los yankies fueron más prácticos y en vez de repollo usan una calabaza que es más fácil de ahuecar.

La fiesta sin embargo no comenzó a celebrarse masivamente hasta 1921. Ese año se celebró el primer desfile de Halloween en Minnesota y luego le siguieron otros estados.

La internacionalización de Halloween se produjo en los años 80 gracias a las series de televisión. Éxitos de la pequeña pantalla como “Roseanne” comenzaron a dedicar un capítulo cada año a Halloween hasta convertir la calabaza sonriente en una imagen tan conocida como la Coca-Cola. Hoy en día Halloween es una de las fechas más importantes del calendario festivo estadounidenense y canadiense.

Pero eso es sólo la referencia histórica, porque el verdadero “problema” surge cuando la fiesta se instaura en el mundo y los países tradicionalistas y cristianos creen que la celebración y fiesta con sus respectivos disfraces de muertos, zombies y George Bush, son un insulto y una blasfemia. Algunos se refugian en que es mejor lo que había antes, o en que nos están invadiendo o incluso con argumentos como que estamos perdiendo nuestra propia cultura. Mi opinión con respecto al cristianismo podría ser cuestionable, así que la dejaré al margen y que cada cual saque sus propias conclusiones.

Lo que sí quiero analizar es la influencia social conseguida por dicho evento y su característica fundamental: La diversión.

¿Qué había antes de Halloween? Visitas al cementerio, familiares tristes y llorando a quienes faltan, flores, y recuerdos… Nadie quería que llegase este día porque suponía remover todas las emociones negativas. Suponía ver a personas y hablar de temas cargados de dolor y tristeza. ¡Pero es tradición!

Pero además sería ridículo defender esta fiesta sin reconocer que alrededor de ella hay un gran negocio de dulces, disfraces, hostelería y regalos. ¿Pero acaso no lo hay en San Valentín o en San Jordi?

Halloween es una celebración que tiene una clara esencia de victoria y un potenciador de influencia social al convertirse en un día en el que los niños (y mayores) pueden jugar, disfrazarse, saltar, gritar, asustar y encima…¡¡les premian con golosinas!! Diversión, libertad y premios positivos. Esa es la fórmula de este éxito que ha desbancado a otras fiestas y celebraciones de todas partes del mundo.

Ahora piensa en tu organización. Las personas que lo forman ya tienen a su alrededor innumerables procesos que por tradición se hacen de una determinada manera y que nadie se propone cambiarlos. Hace unas semanas VW nos enseñaba como utilizar la diversión, para hacer ejercicio, para reciclar o para ser más limpios. Y nosotros seguimos rodeados de muertos vivientes, de vampiros que nos chupan la sangre, de frankeinteins hechos de muchas piezas o de hombres invisibles que se escaquean a la más mínima oportunidad cada día.

Aprende de Halloween y aporta diversión en tus acciones y en tus procesos y su impacto e influencia estarán garantizados, porque ya que Halloween está en nuestras oficinas en todo momento, al menos que podamos disfrutar de sus golosinas ¿no?

Recuerda, hazlo divertido, aporta libertad y premios positivos y tu influencia saldrá ganando.

29 octubre 2009 at 10:30 pm 2 comentarios

El gran pez V

Cuarto paso: Integridad y Perseverancia

Ahora ya estás mucho más preparado para disfrutar de la historia magnífica sobre el arte de la influencia, ya que comienzas desde una posición nueva, desde la verdad del autoconocimiento, sabes quien eres, cómo te ven los demás y cómo quieres que te vean. Además, has identificado claramente cual es tu objetivo y cómo debes comenzar a caminar para conseguirlo.

Pero recuerda por último que debes ser íntegro con tu realidad y  perseverar ante los contratiempos.

Sé fiel a quien tú eres, no hace falta que te arrimes a otras barcas que sí que pescan, porque quizá no estéis buscando el mismo objetivo. Tampoco el cambiar de rumbo o buscar allí donde no haya otras barcas si recibes un pequeño revés o si te cuesta más de lo que habías pensado. Hay que trabajar cada día y perseverar. Algo básico para alcanzar el éxito.

O como le pasó a nuestro joven amigo, el doctor Lang…

“El último día de pesca, el doctor Lang decidió entender la situación, dejó todo el material innecesario en el coche y echando la barcaza al agua se dijo:

–       Hoy voy a disfrutar de un día de pesca.

Esa mañana su compañero de los anteriores días no apareció, así que Lang, decidió concentrarse más en los movimientos del agua, en los bancos de peces, en los sonidos que rodeaban el lago Puketoing, en los días anteriores no se había detenido en esos detalles, una verdadera lástima perderse tanta información…

Cuando de repente, un fuerte tirón acabó con su cuerpo dentro de las profundidades del lago. Perplejo al ver cómo el viejo James le arrastraba hacia las profundidades y cómo se alejaba de la superficie y de la barcaza, Lang decidió soltar su fabulosa caña anaranjada y comenzar a subir a la superficie ante el riesgo de morir ahogado.

Y fue entonces cuando sucedió algo maravilloso. Lang abrió los ojos cuando apenas quedaban un par de metros para llegar arriba y respirar y pudo observar cómo cara a cara se encontraba con la gran carpa que mirándole a los ojos le preguntó:

–       ¿A qué has venido?

Lang, no se lo podía creer, el pez le estaba hablando directamente, pero sin entender cómo ni por qué, sólo acertó a contestar algo asustado:

–       He venido a encontrar al gran pez…

El viejo James quedó unos segundos mirándole a la cara y parecía incluso que podía sonreír. Dio una vuelta sobre el cuerpo del joven doctor y entonces le dijo:

–       No lo entiendo, hasta ahora siempre había pensado que el pez más grande del lago era yo, sin embargo ahora te miro y compruebo que tú tienes más años que yo, que tú eres más grande y que tú por supuesto, eres más pesado que yo… Ahora tú eres el gran pez y espero que hayas conseguido encontrarte.”

“Enfréntate al espejo, recoge tus valores, mira a tu objetivo a la cara con integridad y perseverancia, y estarás preparado para disfrutar lo que habías venido a buscar”

Feliz fin de semana

16 octubre 2009 at 12:00 am Deja un comentario

Entradas antiguas Entradas recientes


La grandeza de las cosas simples

Bienvenido y bienvenida a la grandeza de las cosas simples. Una línea de pensamiento basada en el discurso ilusionante, en la utilización de la creatividad y la diversión como método de desarrollo. Utilizando las poderosas herramientas del marketing personal aplicadas al liderazgo social apostaremos por líderes y personas empáticas, frescas, valientes, originales, optimistas y resolutivas capaces de enfrentarse a las normas establecidas, desarrollar sus capacidades y optimizar las de sus equipos.

Entradas recientes

Categorías

Feeds

Cosas simples del mes

abril 2017
L M X J V S D
« Dic    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Mi blog en Technorati